Dengue: “¡A descacharrear!” se ha dicho 17

mosquito

Las medidas preventivas son muy simples, y van desde volcar el agua estancada que se acumula en los recipientes que están en la intemperie hasta el mantenimiento de los espacios verdes para evitar la reproducción de los mosquitos.

Como todos los años, el Gobierno de la Ciudad arrancó una campaña informativa destinada a concientizar al vecino sobre evitar la proliferación del mosquito que contagia dengue, una enfermedad que se multiplica la reproducción de estos insectos sobre todo en épocas de calor y humedad, como ocurre en verano. Para tal fin, el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, y el ministro de Salud, Fernán Quirós, estuvieron presentes en una actividad que se llevó a cabo en una recorrida por el Barrio 21-24, que definieron como “una acción de sensibilización y reordenamiento ambiental para visibilizar la problemática y prevenirla”. Asimismo, asistió parte el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, el Instituto de Zoonosis Luis Pasteur, el Instituto de la Vivienda (IVC), la UGIS y distintas organizaciones barriales.

A modo de ejemplo, la actividad consistió solicitarle a los vecinos que saquen de las casas todo tipo de objetos que representen un potencial criadero de mosquitos: esto sería recimientes y objetos que acumulen agua estancada y que comunmente se encuentran dentro los hogares, patios o jardines. Ciertamente, fueron muchos los cacharros se dieron vuelta, los cuales también siriveron para tomar muestras para ser analizadas y verificar si las larvas halladas corresponden al mosquito Aedes Aegypti, transmisor de la enfermedad.

Durante la recorrida, Felipe Miguel destacó la importancia de que “el Gobierno de la Ciudad, distintas organizaciones, vecinos y voluntarios trabajan juntos para lograr prevenir enfermedades transmitidas por los mosquitos. Hasta marzo, todos los martes vamos a estar recorriendo los barrios para ayudar a los vecinos a vaciar los objetos en desuso que puedan convertirse en criaderos, Sin criaderos no hay mosquito y sin mosquito no hay enfermedad”.

El control del mosquito Aedes aegypti se basa en prevenir la aparición del mosquito adulto y la aparición de formas inmaduras, impidiendo que lleguen a ese estado. Al ser el mosquito una especie con hábitos domiciliarios que se cría en recipientes con agua, se recuerdan las medidas que deben ser tomadas con el fin de eliminar huevos y larvas: Limpiar, fregar y secar bien el interior de recipientes que pueden juntar agua; tirar agua hirviendo en canaletas y rejillas; cubrir las rejillas con tela mosquitera; dejar dados vuelta los envases que pueden acumular agua; evitar tener recipientes con agua acumulada; renovar agua de floreros y mascotas cada 2 o 3 días y limpiar bien los portamacetas.

Las recomendaciones

  • Limpiar, fregar y secar bien el interior de recipientes que pueden juntar agua.
  • Tirar agua hirviendo en canaletas y rejillas. Además cubrir las rejillas con tela mosquitera.
  • Dejar dados vuelta los envases que pueden acumular agua.
  • Evitar tener recipientes con agua acumulada.
  • Renovar agua de floreros y mascotas cada 2 o 3 días.
  • Limpiar bien los portamacetas.

 Los síntomas de la enfermedad

Los síntomas más comunes son fiebre elevada (40 °C), dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, y dolores articulares y musculares; mientras que los signos de alarma del dengue, que demandan atención médica urgente, son dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, respiración acelerada, hemorragias de las mucosas, fatiga, irritabilidad y presencia de sangre en el vómito.

No hay tratamiento específico para el dengue (ni para el dengue grave), pero la detección oportuna, el acceso a la asistencia médica y el manejo adecuado del paciente enfermo disminuyen las complicaciones y la progresión de la enfermedad hacia la gravedad. La muerte por dengue es casi siempre evitable

La otra epidemia: se confirman alrededor de 6.000 casos de dengue en la Ciudad 17

dengue

Según el boletín epidemiológico del Ministerio de Salud porteño, ya se superaron las máximas de los años previos.

De acuerdo con el registro que toma el boletín epistemológico, la cantidad de contagios por dengue hasta esta última semana ascienden a 5900, un valor muy alto para esta época del año. De hecho, parece que las cifras aún serían mayores porque todos la mayor parte de los recursos en la prevención y la detección del dengue se han destinado en su mayoría a combatir el coronavirus.

Así lo confirmaron las fuentes del Ministerio de Salúd: “La situación de la pandemia Covid-19 no permite tener una cabal idea de la vigilancia, sea por falta de consulta como por dificultades de los servicios a la hora de realizar la notificación de los casos”.

De acuerdo a este boletín, la mayor parte de los casos confirmados con dengue, el 94.8%, no viajó a una zona con circulación viral. Esto quiere decir que el contagio fue local, y sí lo hicieron 309 personas que representan el 5.2% del total. Asimismo, el informe detalla de manera preocupante que “se observa que en el 2020 el volumen de notificaciones supera ampliamente a la temporada 2019”.

Tal como lo señala el documento, en lo que va del año se superaron los picos de notificación de años previos aunque sin tener en cuenta el año epidémico 2016, cuando los casos totales llegaron a 6.241. Además, desde que comenzó el año, en la Ciudad se registraron 379 internaciones con diagnóstico confirmado o probable por enfermedades relacionadas con el mosquito Aedes aegypti y, Hasta el momento, solo hubo un sólo muerto, un vecino de la Comuna 11 de 71 años.

Si bien, los casos de dengue se registran en toda la Ciudad, veinte barrios son los que concentran el 90 por ciento de los casos confirmados. El más afectado es Flores, lo siguen Barracas, Villa Soldati, Vélez Sarsfield y Villa Lugano, donde se concentra el 55 por ciento de todos los casos. El mapa de actividad del mosquito Aedes aegypti tiene forma de L y se concentra tanto en zonas precarias y residenciales en las cercanías a la autopista General Paz, como Villa Devoto, Villa Urquiza o Saavedra.

Durante la temporada 2019/2020, que comenzó el 30 de junio del año pasado y se extiende hasta el pasado 25 de abril, en la Ciudad fueron notificados un total de 8.659 casos de enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes aegypti: 8.634 casos correspondían a dengue, tres casos de fiebre amarilla, once a chikungunya y otras once infecciones por zika.

En tanto el Gobierno de la Ciudad reconoció que frenó los operativos contra el dengue en la Villa 21-24.  Ante un pedido de información pública del Observatorio de Derechos Humanos (ODH), el Gobierno porteño admitió que frenó los operativos de descacharreo y prevención del dengue, en el sur de la Ciudad. El argumento que utilizaron para dejar de combatir el dengue es que había que cumplir con el aislamiento para frenar el coronavirus.

Hace falta señalar que no existe cura contra el dengue. El tratamiento por dengue sólo ataca a los síntomas. Es una enfermedad larga y dolorosa. Por eso en algunos lugares la llaman “fiebre rompehuesos”. Los síntomas que presenta el dengue, según el Ministerio de Salud, son fiebre acompañada de dolor detrás de los ojos, dolor de cabeza, muscular y de articulaciones, náuseas y vómitos, cansancio intenso, aparición de manchas en la piel, picazón y/o sangrado de nariz y encías. Según informan, ante este cuadro se debe acudir al médico para recibir el tratamiento adecuado. Desde la cartera de Salud aclaran como muy importante no automedicarse, no tomar aspirinas, ibuprofeno y/o inyecciones intramusculares.

Reportan un nuevo caso de dengue autóctono en la Ciudad 9

mosquito

Se trata de la víctima número 16 en lo que va del año.

El Ministerio de Salud porteño confirmó un nuevo caso autóctono de dengue en el ámbito porteño. Se trata de número 16 en lo que va del año solo en Capital Federal y del tercero sin viaje a zonas con circulación viral conocida en este 2019.

Además, también se constató un paciente con fiebre chikungunya. Se trata de un turista en tránsito. Todos los casos evolucionaron favorablemente.

El mosquito que causa la enfermedad es el Aedes aegypti, el cual se cría en recipientes y objetos que acumulan agua, por lo cual vive en casas, lugares sombreados y frescos. Es de contextura pequeña y oscura, y vuela y pica durante las horas del día.

El método de control consiste en prevenir la aparición del mosquito adulto y de formas inmaduras impidiendo que se desarrollen. Con el fin de eliminar huevos y larvas se recomienda: limpiar, secar y dar vuelta recipientes que puedan acumular agua; tirar agua hirviendo en canaletas y rejillas, además de cubrirlas con tela mosquitera; renovar agua de floreros y mascotas cada 2 o 3 días, y limpiar los portamacetas; utilizar repelentes en el cuerpo; usar espirales, tabletas o líquidos repelentes.

¿Qué es el dengue?

El dengue es una enfermedad infecciosa causada por el virus del dengue, perteneciente al género flavivirus, que es transmitida por mosquitos, principalmente por el Aedes aegypti. Existen 4 tipos del virus de dengue. La infección causa síntomas gripales, y en ocasiones evoluciona hasta convertirse en un cuadro potencialmente mortal, llamado dengue grave o dengue hemorrágico.​

Es una infección muy extendida que se presenta en todas las regiones de clima tropical del planeta, y últimamente en regiones de clima templado con veranos cálidos y húmedos. En los últimos años la transmisión ha aumentado de manera predominante en zonas urbanas y se ha convertido en un importante problema de salud pública. En la actualidad, más de la mitad de la población mundial está en riesgo de contraer la enfermedad. La prevención y el control del dengue dependen exclusivamente de las medidas eficaces de lucha contra el vector transmisor, el mosquito.

El vector principal del dengue es el mosquito Aedes aegypti. El virus se transmite a los seres humanos por la picadura de mosquitos hembra infectadas. Tras un periodo de incubación del virus que dura entre 4 y 10 días, un mosquito infectado puede transmitir el agente patógeno durante toda su vida.

¿Cuál es el cuadro clínico derivado de una infección?

El cuadro clínico de la fiebre dengue y la presentación de las diversas manifestaciones y complicaciones, varía de un paciente a otro. Típicamente, los individuos infectados por el virus del dengue son asintomáticos (80 %). Después de un período de incubación de entre cuatro y diez días, aparece un cuadro viral caracterizado por fiebre de más de 38 °C, dolores de cabeza, dolor retroocular y dolor intenso en las articulaciones (artralgia) y músculos (mialgia) ―por eso se le ha llamado «fiebre rompehuesos»―, inflamación de los ganglios linfáticos y erupciones en la piel puntiformes de color rojo brillante, llamada petequia, que suelen aparecer en las extremidades inferiores y el tórax de los pacientes, desde donde se extiende para abarcar la mayor parte del cuerpo.

Campaña vecinal contra el dengue 606

Campaña vecinal contra el dengue

Comenzó la primavera, lluvias esporádicas y altas temperaturas se están volviendo frecuentes. Sin que nos demos cuenta se están generando las condiciones adecuadas para la proliferación de mosquitos. Para evitar la epidemia de Dengue del verano pasado, vecinos autoconvocados de Chacarita lanzaron una campaña para frenar a tiempo al Dengue en la Ciudad.

El barrio de Chacarita fue uno de los más golpeados por la epidemia Dengue que afectó el pasado verano a buena parte del país y la Ciudad, por eso sus vecinos decidieron lanzar un spot en el que explican a la sociedad cómo evitar el contagio.

En el mismo, protagonizado por el actor Gabriel Correa, quien junto a su mujer padecieron la enfermedad, denuncian que tan solo en el ámbito en la ciudad hubo 11.137 casos confirmados oficialmente pero que la cifra real alcanzaría los 33.000.

En el ámbito porteño, los barrios de Buenos Aires más afectados por la presencia del mosquito portador de estas enfermedades son Villa Devoto, Villa del Parque, Agronomía, Villa Pueyrredón, Villa Urquiza, Villa Lugano, Mataderos  y  Liniers.

Proponen tirar agua caliente en las rejillas para matar a las larvas, poner mosquiteros, convocar al Estado y organizarse por cuadras. “Recordá que el marketing electoral no te previene del dengue”, finalizan.

Qué es el Dengue

Es una enfermedad viral transmitida por la picadura del mosquito Aedes aegypti. Cuando el mosquito se alimenta con sangre de una persona enferma de dengue y luego pica a otras personas les transmite esta enfermedad. El contagio sólo se produce por la picadura de los mosquitos infectados, nunca de una persona a otra, ni a través de objetos o de la leche materna. Sin embargo, aunque es poco común las mujeres embarazadas pueden contagiar a sus bebés durante el embarazo.

El dengue es grave cuando se producen hemorragias.

Los síntomas de esta enfermedad son:

  • Fiebre alta (sin resfrío)
  • Dolor detrás de los ojos, muscular y de las articulaciones
  • Náuseas y vómitos
  • Cansancio
  • Sangrado de nariz y encías
  • Erupción en la piel
  • Frente a estos síntomas es importante no automedicarse y acudir al médico.

IMPORTANTE: Ante síntomas de dengue, no se automedique. No tomar aspirinas, ibuprofeno ni aplicarse inyecciones intramusculares porque puede complicarse la enfermedad.

 

Todos los días podemos hacer algo para prevenir los criaderos del mosquito transmisor de zika, dengue y chikungunya. Todos los objetos que acumulen agua pueden ser un posible lugar donde se crien mosquitos. Conocé las simples acciones que podés realizar de lunes a domingo, repetilas semanalmente y cada vez que llueva.

  • Demos vuelta y cambiemos todo lo que acumule agua: los objetos que acumulan agua en tu casa pueden tener huevos de mosquito. Por eso es importante vaciarlos, lavarlos bien y dejarlos secos, siempre dados vuelta o bajo techo.
  • Cambiemos el agua de floreros y bebederos: en cualquier objeto que contenga agua, el mosquito puede poner huevos. Por eso, si tenés floreros o bebederos de agua para mascotas, es importante que los vacíes, los laves y los vuelvas a llenar día por medio.
  • Cepillemos y lavemos las cámaras de los desagües: este es uno de los lugares preferidos del mosquito. Por eso es importante que las cepillemos y limpiemos con frecuencia.
  • Tapemos los tanques de agua: si tenés en tu casa un tanque o cisterna que acumule agua en el exterior, tapalo completamente. Y si no podés taparlo, ponele un mosquitero.
  • Tiremos todo lo que no usamos: en los espacios al aire libre siempre acumulamos cosas que quizás no necesitamos. Esas cosas son ideales para que el mosquito ponga sus huevos. Hoy juntá todo lo que no uses, ponelo en una bolsa y sacalo para que lo retire el recolector.
  • Cortemos el pasto: todos los lugares que conserven agua pueden ser un criadero del mosquito. Por eso, si tenés un lugar al aire libre con pasto, mantenelo corto, dejá la superficie limpia y revisá que no tengas plantas con agua acumulada en las hojas.
  • Liberemos canaletas: si tenés una canaleta al aire libre, liberala de hojas y tierra para que circule el agua. Después cepillá los bordes y revisá que tenga bien la inclinación para drenar.

 

De nosotros depende que no se propague el Dengue.

Fuente: www.nueva-ciudad.com.ar

www.msal.gov.ar