La Ciudad

Al rescate de los últimos 175 buzones de la Ciudad.

"Rescatando Buzones", una asociación que se interesa en salvar y preservar los antiguos buzones rojos.

Fue en el año 1858 que en la Ciudad de Buenos Aires se instalaron los primeros 6 buzones de correo. Eran de madera y estaban emplazados en lugares públicos estratégicos, como estaciones y plazas. Más tarde fueron reemplazados por los modelos metálicos. Recién a fines del siglo XIX comenzaron a fabricarse en nuestro país, con el característico “sombrerito” de estilo inglés y pintados de rojo. Con color y forma derivados de sus pares ingleses, los buzones rojos se convirtieron en una pieza clave del sistema de comunicación de aquella época.

Pasaron 160 años y en la Ciudad solamente quedarón 175 de buzones, cuando bien llegó a haber más de 1400. Es decir, era tan común ver un buzón en el barrio como ahora es tan raro toparse con uno. Accidentes de tránsito, renovación de veredas, falta de mantenimiento, vandalismo y robos para posterior venta en sitios on line, han sido algunas de las causas de su extinción.

“Rescantando buzones” es un grupo de jóvenes con la iniciativa de proteger a estos iconos de la cultural porteña.  “Los buzones son mojones o hitos en medio de Buenos Aires. La mayoría están ahí desde hace casi un siglo o incluso más, es decir, antes que casi todos nosotros. Son referencias en la gente mayor de cartas a familiares que vivían lejos, amores, punto de encuentro”, describe Matías Profeta, creador de Rescatando Buzones, una asociación que se interesa desde 2014 por preservarlos del olvido, la desidia y la pérdida de identidad porteña.

El trabajo lo hacen “a pulmón”, sin recursos ni subsidios. Buscan lograr sortear el “vacío legal” y poder lograr una normativa que proteja a los buzones. “Buscamos aportar soluciones y no quedarnos en la denuncia o en la queja por su desprotección, sino en acciones positivas, por eso somos bien recibidos en los barrios. La mayoría de los vecinos se entusiasma con la iniciativa porque hay muchos que tenían ganas y no se animaban”, explica Matías.

Actualmente, las acciones de estos vecinos y asociaciones encuentra un refuerzo extra. Desde Correo Argentino confirmaron que el organismo y el gobierno porteño trabajan en equipo para poner en valor un conjunto de ejemplares, sobre todo, aquellos ubicados en zonas de preservación histórica, como Avenida de Mayo o parte de la Avenida Callao. En una segunda etapa, se prevé continuar con este proceso y ampliar el área de cobertura.

 

Café de García

En Villa Devoto, podemos encontrar dos buzones. Uno de ellos en la famosa esquina del café de García y el otro, a sólo unos metros, en av. Francisco Beiró 4350.

Mostrar más

Artículos relacionados

También te puede interesar

Close
error: CONTENIDO PROTEGIDO