Afirman que sería imposible saber cuándo volverán las clases presenciales

escuela vacía

El creciente número de contagios puso en stand-by la vuelta a la normalidad en materia de educación.

El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, comunicó que hoy “es imposible” saber cuándo se retomarán las clases de forma presencial en la Ciudad. Además dijo una frase que, a esta altura, genera más dudas que certezas y esa fue: “no hay que pensar en un período tan largo como todo el año” cuando lo cierto es que ya estamos en el mes de julio y solo falta un par de meses para que termine el año lectivo. Es antipático afirmarlo pero ¿y si mejor dejamos de sembrar falsas expectativas? Porque, honestamente, la estrategia estatal es de guardarnos en casa hasta que todo pase.

“La Ciudad está preparando protocolos específicos que coordina con Nación -en relación a las actividades educativas- pero en esta enfermedad -el coronavirus- hacer futurología es muy difícil”, aseguró Quirós acerca del regreso de las clases presenciales en el distrito porteño. En tal caso, lo que habría que evaluar es el desempeño del servicio educativo público y privado durante este confinamiento obligatorio y adoptar una extrategia pedagógica adecuada para compensar el tiempo perdido.

Asimismo, el ministro aclaró que se están “haciendo protocolos para todas las actividades” y reiteró que la Ciudad “está preparada” para ese regreso con los protocolos que hizo con el ministerio de Educación de la Nación. Entonces, ¿cuándo va a ser el momento adecuado para poner a prueba estos tan pensados protocolos?

Es que parece que nadie previó que, con el correr de las semanas, el número de contagios aumentaría con o sin confinamiento estricto. Y por eso, se anunció una marcha atrás y un endurecimiento en los controles que comenzará a tener vigencia el 1 de julio. Curiosamente, al tiempo que obligan a la gente a continuar con el encierro y es aislamiento social, se muestran “ocupados y preocupados”, tal como lo afirma Quiros, por todos los aspectos de la vida que están siendo afectadas severamente en las personas. Que “es una cuarentena larga y mucha gente no la puede sostener y ven afectados algunos ámbitos de su vida, como la salud mental, familiar, social, afectiva y económica” pero, mientras tanto, la cuarentena sigue si o si y que la gente se arregle como pueda.

Continuando con su explicación de cómo van a combatir al virus administrando las pocos test que tienen a disposición, dijo que “vamos a seguir los casos a diario y vamos a intensificar las políticas de contención en la Ciudad con este trabajo de pinzas, que es la búsqueda por la comunidad y los sistemas de distribución viral que tiene que ver con dar ese golpe a la curva de casos y poder bajar el R (índice de contagiosidad) debajo de 1″.

El sistema de pinzas que mencionó Quirós se refiere al plan Detectar que busca casos de Covid-19 y sus contactos estrechos en barrios de la Ciudad y a los testeos serológicos que se realizan semanalmente a trabajadores de la salud y de los geriátricos para identificar si tuvieron anticuerpos para la enfermedad, lo que permite anticipar posibles contagios.

En ese sentido, dijo que “realizamos 57.140 test serológicos, de los cuales 1.423 mostraron seroconversión (anticuerpos por presencia de coronavirus) y a esas personas y su entorno se les hizo el el test PCR (que detecta la enfermedad) e identificamos 330 brotes de situaciones asintomaticas”.

Esta nueva fase de aislamiento que se inicia el 1 de julio y concluye el 17 de julio significa una vuelta atrás, una vuelta a lo más estricto de la cuarentena: el cierre de actividades comerciales “no esenciales” y la prohibición de actividades deportivas al aire libre, aunque se mantuvieron las salidas recreativas de los niños solo durante el fin de semana y nada más.

“Muchos están de acuerdo y otros no con la cuarentena, pero en ese acuerdo vamos a cumplir nuestra parte que es dar un golpe duro a la curva y a partir del 17 empezar a desandar estas medidas” si se logra reducir la contagiosidad, insistió.

Pero cuando podemos saber si todas estas medidas de ir y venir dan o no resultados. El mismo ministro aseguró que “esta enfermedad suele mostrar el impacto de las medidas de 7 a 10 días después”, así que se podría concluir que hasta el momento los resultados no son para nada los esperados. Deberían intentar con otra cosa.

error: el portal de Villa Devoto® Todos los derechos reservados © 2021