Lamadrid, un club de barrio, grande en valores culturales 1076

Club Atlético General Lamadrid Lama

El 11 de mayo de 1950 un grupo de vecinos de nuestro barrio se unió, en un acto de valentía, para resolver una situación que los afectaba. Esta es la historia del Club Atlético General Lamadrid.
Hace 68 años, donde hoy se encuentra nuestro querido Lama, no había nada más ni nada menos que un terreno baldío, al costado del Instituto de Detención. Es curioso reflexionar cómo la vida nos permite trazar una analogía entre un lugar y el otro. Lisa y llanamente, tanto un espacio como el otro, se los utilizaba como depósito. Sin el más mínimo recaudo, en un lugar se arrojaba basura y en el otro se hacinaba a personas en condiciones infrahumanas, por delitos comunes que hoy no existen, como la ebriedad y la vagancia. Eran otros tiempos, era otro contexto aunque algunas cosas no cambian.
Vivir al lado de la cárcel nunca fue fácil. Muchos de los problemas que hoy aquejan a los vecinos, siguen estando pero hubo épocas verdaderamente difíciles. Ya desde su origen, por el año 1927, este instituto era un caos. Partiendo del hecho de que estaba ampliamente excedido de ocupantes, las condiciones allí eran paupérrimas, un infierno: mala alimentación, suciedad, hacinamiento y desorganización. Se imaginarán que en aquel entonces no había dinero o políticas para ello, es decir no había el más mínimo interés en la readaptación. Por eso, pisar este lugar no se le deseaba a nadie.

En este contexto desolador, vivían los vecinos de este sector de Villa Devoto, que aprendieron a convivir con todo lo que implicaba tener un centro de detención muy cerca de casa. Pero no se quedaron quietos ni esperaron a que llegue alguien que les traiga una solución. No. Fue con ese espíritu decidido y emprendedor de nuestros abuelos, que estos vecinos se pusieron “manos a la obra” para limpiar el basural y fundar allí una institución para el vecino, para la familia, cuyo eje centrar es el deporte y el amor por la patria. Allí se fundó un club que lleva el nombre de un héroe de la independencia, un soldado valiente e inmortal, que enfrentó en soledad a un pelotón de 15 hombres. Es decir, en ese lugar un grupo de vecinos se permitió levantar una bandera y demostrarnos que, pese a toda adversidad, rendirse no es una alternativa.

Club Atlético General Lamadrid Lama

Hoy en día, allí hay un club, que es una parte vital del desarrollo social y deportivo de la zona oeste de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Es un sueño hecho realidad, una victoria, una conquista. En sus instalaciones da contención a mas de 700 niños, adolescentes y jóvenes de ambos sexos, que practican las mas diversas disciplinas deportivas: Fútbol en cancha de once, desde la primera división hasta las inferiores, Futsal afa, Futsal liga, Futsal femenino, Baby, Voley masculino y femenino, Handball femenino, Boxeo, Yogay Patín artistico. Por eso, es fundamental cuidarlo, defenderlo y exigir que el Gobierno permita regularizar la titularidad de sus terrenos, un paso muy importante para seguir crecer.

Saludamos muy afectuosamente al Club Atlético General Lamadrid por su 68º aniversario e invitamos a todos los vecinos a participar de la celebración, asistiendo a un partido solidario, organizado para el sábado 12 de mayo.

Escudo Lama

Club Atlético General Lamadrid

Dirección: Desaguadero 3180
Teléfono: 4567-6239

Imagen de portada: Prensa Lamadrid

Se multiplican los contagios en la cárcel de Devoto 86

motín

Ya son 13 los internos con Coronavirus.

Cuatros nuevos casos positivos de Covid-19 se suman a la población carcelaria del Complejo Penitenciario Federal, donde el mes pasado tuvo una protesta tan espectacular que fue transmitida en vivo por todos los canales y programas de noticias del país. En ese entonces, los presos reclamaron que las autoridades tomen las medidas necesarias para evitar un brote de Coronavirus en el penal. A pesar de los reclamos, la cantidad de infectados crece todos los días y actualmente el total asciende a 13 reclusos. Por esta razón, la Procuración Penitenciaria y el Comité para la Prevención de la Tortura solicitaron aplicar el operativo “Detectar” como se está haciendo en los barrios vulnerables.

Desde que se firmó un acuerdo entre los presos y las autoridades, que dio por finalizado el reclamo, la situación dentro del penal no mejoró y todos los días aparecen nuevos contagios. La noticia fue confirmada por la Mesa de Diálogo integrada por el Servicio Penitenciario Federal (SPF), el Ministerio de Justicia de la Nación, defensores, Procuración Penitenciara de la Nación y el Comité Nacional para la Prevención de la Tortura. Son cuatro nuevos casos de Coronavirus y ahora llegan a 13 las personas contagiadas dentro de la cárcel de Villa Devoto, de los cuales dos recibieron el alta. Los últimos infectados fueron trasladados al Hospital Muñiz de Parque Patricios.

Según confirman, todos los contagios producidos se habían dado en la misma planta del penal, la número 2. Sin embargo, esta semana se supo de tres contagios en el pabellón 9 -planta 3- y uno en el pabellón 5 – planta 2-. Por tal razón, se solicitó que se cambie la modalidad selectiva de testeos, que se venía realizando solo a aquellos que presentaban síntomas. Ahora estarían solicitando que se implemente el mismo protocolo que se está llevando a cabo con éxito en los barrios vulnerables.

De esta manera, la Procuración Penitenciara de la Nación y el Comité Nacional para la Prevención de la Tortura pidió que se realice en la cárcel una jornada del operativo Detectar (Dispositivo Estratégico de Testeo para Coronavirus en Terreno de Argentina), tal como se implementó en barrios vulnerables de la Ciudad de Buenos Aires, donde se está yendo casa por casa para testear a  los contactos estrechos de casos ya confirmados, para poder aislarlos, brindarles todos los cuidados necesarios y así evitar que el contagio se expanda al resto de la población.

Por el momento, en el penal de Devoto se aplican tests a quienes presenten síntomas. Desde hace poco toman como parámetro a la fiebre manifestada pero los organismos apuntan a que se lleve allí el operativo Detectar que se viene usando en barrios vulnerables, para poder ubicar a los portadores asintomáticos y para aislar a los contactos estrechos de los casos positivos. Llevar a cabo esto equivaldría a realizar modificaciones en los protocolos de salud y, en el caso de una penitenciaría, a cuestiones de seguridad. Se estima que al menos en uno de los pisos del penal de Devoto el virus ya esté instalado.

El alarma por la posible expansión del Coronavirus en las cárceles no es tema que atañe solo a la Argentina. Este es un problema que ha motivado pedidos y recomendaciones expresos de la Organización Mundial de la Salud, Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Cruz Roja, entre otros, para que se tomen medidas adecuadas, entre ellas descomprimir los penales, donde el aislamiento para evitar los contagios es de imposible cumplimiento. Al mismo tiempo, la sociedad reclama que se adopten políticas responsables, que se garantice la seguridad de todos y se respeten los derechos de las víctimas.

Complejo Penitenciario Federal

La cárcel de Devoto, inaugurada en 1927, es el único establecimiento penitenciario que perdura en la ciudad de Buenos Aires, aunque las autoridades planean trasladar a los más de 2.000 detenidos al penal que se está construyendo en Marcos Paz.

Dirección: Bermúdez 2651

Comerciantes devotenses recurren a los grandes medios para exigir una re-apertura 49

diego parissi

Un ejemplo de cómo la cuarentena esta perjudicando a los comercios y profesionales de Villa Devoto

El pasado miércoles, el programa periodístico “Meta Data” del canal de noticias TN entrevistó a un comerciante de nuestro barrio, quien compartió la experiencia de no poder abrir su negocio debido a las restricciones impuestas por las cuarentena. Deudas que se multiplican y la incapacidad de poder vender algo para sobrevivir.

Este es el caso de Diego Parisi, titular del club de paddle “Winners” de la calle José Cubas 3644. Un inmenso predio de más de 1000 metros cuadrados, al que asisten cientos de deportistas, alumnos y profesores para disfrutar de sus  cuatro canchas de paddle. Como muchos negocios de la Ciudad -especialmente, aquellos dedicados a las actividades deportivas- , desde el viernes 20 de marzo, sus instalaciones se encuentran absolutamente vacías. Ante tal panorama, Diego se ha puesto en contacto con aquellos que transitan por una situación similar para organizarse y peticionar ante las autoridades para que les den una mano, sea permitiéndoles volver a abrir bajo estrictas normas sanitarias y, también, con una ayuda para poder solventar los costos.

Diego Parisi: – La situación del paddle es una situación bastante particular porque son todos predios grandes y con muchos costos fijos importantes. Hace 70 días que no podemos abrir y no podemos generar nada porque no podemos hacer venta de lo que nosotros ofrecemos de manera virtual. Y los costos de mantenimiento del club, los costos de los servicios, los costos de los impuestos y alquileres son costos altísimos. Con esta generación 0 de plata nos preocupa mucho no solo el durante sino también el después de la pandemia.

Periodista – ¿Llegaste a un acuerdo con el propietario del predio?

Diego Parisi: – Estamos hablando. Estoy tratando de generarle también porque es gente que necesita del pago de mi alquiler. Estoy pagando lo que puedo, tomando deuda personal. Estamos en eso, tratando si podemos resolver algo.

Periodista: – ¿Es un precio muy grande José Cubas al 3600 en Villa Devoto situado frente al predio del seminario del arzobispado de Buenos Aires tiene más de 1000 metros cuadrados ¿Podemos saber cuánto pagar por mes?

Diego Parisi: – El tema del alquiler está sujeto a la cuestión de que hay impuestos muy importante que que están vinculados. El precio del alquiler por ahí es bajo para el tipo de propiedad pero lo que pasa es que tenemos gastos de ABL y AySA muy grandes, que están vinculados.

winners paddle

Periodista: – Junto a Diego Parisi esta Pablo, que es propietario de otro club y aquellos que tienen estos clubes -que están paralizados hace 70 días- tienden a unirse para formalizar esa alianza de modo que puedan reclamar frente a las autoridades para poder trabajar, en una disciplina deportiva que involucra a 4 jugadores distanciados por cancha.

Pablo: – Se formó con el inicio de esta crisis la Unión Argentina de Trabajadores y Clubes de Paddle, donde estamos unidos dueños de los complejos deportivos de paddle del país y también los trabajadores, profesores que no pueden dar su actividad al estar los clubes cerrados.

Pablo: – Hicimos un trabajo enorme. Realmente se hizo por primera vez un censo de clubes de paddle, donde pudimos detectar más de 2100 clubes de paddle a nivel país y presentamos diferentes notas a las gobernaciones, al gobierno nacional. Nosotros estamos proponiendo, primero, una ayuda indispensable para manejar la crisis actual de emergencia. En principio sería que nos dejen de cobrar el ABL, los impuestos municipales, la luz el gas, todos costos que son altísimos para nuestra actividad y que hoy, sin ningún tipo de ingreso, se nos hace muy cuesta arriba seguir.

Periodista: – Sin usar el vestuario, ¿hay forma de aplicar un protocolo, por ejemplo como ocurre con clubes europeos, que van a entrenar con el bolsito y ya cambiados desde la casa?

Pablo: – Ya tenemos un protocolo en el que trabajamos. Basicamente consiste en que en la cancha -que son 200 metros cuadrados- durante el tiempo de juego solo hay 4 personas que no llegan a estar a un metro y medio de distancia. El paddle no es un deporte de contacto. Eso nos permitiría volver a la actividad tomando todas las precauciones ya conocidas en todo el Coronavirus. Pero además podemos tener una capacidad de poder espaciar los horarios para hacer la limpieza entre turno y tuno. Tenemos la posibilidad de que el horario nuestro no es el horario por ahí de mayor circulación de la población porque nosotros podemos empezar a trabajar desde las 18 hasta las 24 horas, donde el público está en su casa o por otras actividades y nosotros podríamos hacer la actividad y nos permitiría resolver el 50% del problema que tenemos.

Periodista: – ¿En otras provincias se habilitó el juego?

– Actualmente hay 12 provincias que no tienen habilitado el paddle. En el resto de las provincias se habilitó aplicando los protocolos que se presentaron las autoridades. En algunos casos se ha habilitado totalmente. En otros casos, se sigue restringiendo la actividad en zonas donde está hay más riesgo de contagio

Periodista: – ¿Cuanto tiempo más pueden aguantar así?

Diego Parisi: – La realidad es que buscamos algún tipo de ayuda oficial ya que al no poder generar dinero y ser tan altos los costos, la mayoría de los propietarios de los fondos de comercios hemos tomados deuda para afrontar esta situación. No tenemos ningún tipo de eco oficial que nos ayude, ni siquiera dándonos dinero sino permitiéndonos llevar las cosas como si fuéramos clubes deportivos.

La Justicia ordenó testear de manera urgente otro geriátrico devotense 82

geriatrico San Marino

Ante la sospecha de un contagio, el dueño habría solicitado ayuda al gobierno porteño pero este no recibió la respuesta que esperaba.

Un juez de la Ciudad de Buenos Aires ordenó que se realice de manera urgente el testeo de todos los habitantes de un geriátrico ubicado en Villa Devoto. La medida fue tomada en favor del dueño del establecimiento, que denunció la inacción del gobierno porteño ante la sospecha de contagio masivo de Covid-19, a partir del caso positivo de uno de sus trabajadoras. Según indica la denuncia, se requiere de manera urgente un procedimiento que permita socorrer de manera inmediata al conjunto de personas, entre ellos “grupos de riesgo”, que pudieran haber quedado expuestas al virus. Ante este drama, el magistrado recomendó a la administración de Horacio Rodriguez Larreta tomar cartas en el asunto y evaluar la realización de un plan de testeos periódicos para los pacientes y trabajadores del geriátrico.

La medida fue adoptada por el juez en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, Pablo Mántaras, quien dio a lugar al pedido del titular del geriátrico “San Marino”, ubicado en la calle Emilio Lamarca 4857, quien habría exigido al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires una pronta respuesta y medidas sanitarias adecuadas ante un probable brote de Coronavirus en dicho hogar de ancianos. Ante la sospecha, o mas bien la certeza, del contagio de una de las personas que convive con este numeroso grupo de personas consideradas “de riesgo”, el dueño del geriátrico habría pedido ayuda y una urgente implementación del protocolo sanitario e inmediato de testeos rápidos para todos los residentes y empleados del establecimiento para poder socorrerlos a tiempo. Tal requerimiento fue publicado por el sitio web www.ijudicial.gob.ar“la acción de amparo fue iniciada el 19 de mayo de 2020 por el señor Lucio Aníbal Paladino, DNI 10.746.437 ─en su carácter de único dueño del establecimiento geriátrico San Marino, ubicado en la calle Lamarca 4857 del barrio de Villa Devoto─ y en representación del colectivo de residentes y empleados de dicha institución, contra la omisión del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (Ministerio de Salud) de dar respuesta a la denuncia de dos casos sospechosos de Covid-19 entre el personal trabajador del establecimiento geriátrico San Marino y a la falta de testeo de una trabajadora. Asimismo, solicitó que se ordenara la implementación de un protocolo urgente e inmediato de “testeos rápidos” semanales para la detección del Covid-19 de todos los “residentes” y empleados del establecimiento”. Remarcó que el colectivo de residentes que habita en dicho establecimiento son aquellos a los que se considera como “grupo de riesgo” ante un posible contagio y abundó en informaciones periodísticas resientes que daban cuenta de la alta tasa mortalidad de sus integrantes, haciendo referencia para ello a otros antecedentes de geriátricos en la Ciudad, en conjunto con las declaraciones atribuidas a autoridades del GCBA ante los medios periodísticos.

Según indica el medio minutouno.com, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires habría rechazado tal pedido al argumentando que desde el Ministerio de Salud de la Nación se recomendó ser “prudentes con la utilización de insumos para evitar un mal mayor”. Esto habría motivado que el titular del hogar recurriera de manera inmediata a la Justicia para exponer cómo “la inacción del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires afectaba la vida, la salud y al pleno goce de los derechos de las personas mayores”.

El 14 de mayo este establecimiento privado devotense para el cuidado de la salud de los ancianos solicitó a la Directora General de Planificación Operativa del Ministerio de Salud porteño, mediante Carta Documento, que arbitrara los medios necesarios para que, de manera urgente e inmediata, se realizaran testeos masivos de Covid-19 por PCR con frecuencia semanal -como mínimo- de todos los residentes y personal de trabajo de la institución geriátrica. Además, se recalcó que se hicieron similares peticiones mediante e-mails pero que no tuvieron ninguna respuesta. El dueño del establecimiento geriátrico San Marino detalló que tiene 71 camas habilitadas por el Gobierno de la Ciudad, de las cuales 56 están ocupadas. Los empleados del establecimiento geriátrico ascendían a 27, por lo que la comunidad de personas que interactúan allí son en total 83. El riesgo de contagio masivo sería alto y sería ideal poder cortarlo a tiempo o, bien, poder atender lo antes posible los síntomas que producen un deterioro rápido y progresivo en personas con el sistema inmunológico envejecido o deteriorado.

Como si fuera poco, la última noticias del geriátrico no son nada alentadoras. Es que la situación se habría agravado ya que ahora “habían aparecido dos casos sospechosos de Covid-19 entre el personal trabajador”, quienes conviven cotidianamente con los residentes.

Por eso mismo, el dueño del geriátrico pidió el dictado de una medida cautelar para que se ordenen los testeos urgentes. Frente a los pedidos de la justicia, el gobierno porteño argumentó que “el requerimiento de la actora colisionaba con las políticas públicas de prevención que están llevando a cabo coordinadamente el Estado nacional y local, y recordó que, al deponer ante la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, el Ministro de Salud, Dr. Ginés González García, manifestó que ante esta pandemia se habían producido dificultades en la provisión de insumos médicos por la ausencia de oferta, por lo cual ante el faltante se debía ser por demás prudentes con su utilización, a fin de evitar un mal mayor”. Además los representantes del gobierno de la Ciudad remarcaron que se trata de una institución privada y que como tal no se encontraba impedida de adquirir y abastecerse de los testeos.

Ante tal situación, el juez Mántaras se manifestó afirmando que el gobierno de la Ciudad “no ha dispuesto la realización del test de la trabajadora, ni ha verificado que el establecimiento contara con infraestructura necesaria a fin de aislar al personal que hubiera tenido contacto con los casos sospechosos de COVID- 19, en cumplimiento del protocolo. Por el contrario, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no ha podido acreditar frente al requerimiento del Tribunal que ha brindado una respuesta adecuada y suficiente en sede administrativa”. Además señalo que “se observa que la inacción de las autoridades sanitarias, contrastada con sus propios protocolos, tiene entidad para afectar de manera grave el derecho a la salud y a la vida de los residentes y trabajadores del centro “San Marino”, dice la resolución publicada por el sitio “ijudicial”.

De esta manera, el magistrado ordenó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que de forma urgente realice los testeos correspondientes a la detección del virus COVID-19 a la Sra. M.C.N y, asimismo, garantice sus adecuadas condiciones de aislamiento. Por “razones de prudencia frente al grupo de riesgo involucrado aconsejan la realización del testeo ─también en forma urgente─ a todos los residentes y al personal trabajador del establecimiento geriátrico “San Marino”, concluyó.

“En presencia de casos sospechosos (los cuales, eventualmente y de resultar alguno de ellos positivo, podrían haber dado lugar al contagio de los residentes y/o del personal del hogar), resulta procedente el planteo cautelar efectuado, consistente en requerir la realización de un testeo inicial de todos los miembros del colectivo representado. En especial, ante la renuencia demostrada por el GCBA a adoptar tales medidas, frente a las diferentes presentaciones efectuadas por el amparista en sede administrativa”, dice el fallo.

El fallo establece que “corresponde ordenar al GCBA que, a través del Ministerio de Salud, evalúe la conveniencia de establecer un plan de testeo periódico del personal y residentes del establecimiento “San Marino”, con sustento en recomendaciones científicas o médicas y/o protocolos de actuación aplicables a los establecimientos para personas mayores, con el objetivo de diagnosticar tempranamente a eventuales pacientes presintomáticos; de manera tal de posibilitar tanto la provisión de un tratamiento oportuno para esos pacientes como la implementación de medidas preventivas que sean adecuadas para la propagación del COVID-19 dentro de la institución.

El geriátrico San Marino es una empresa familiar con más de cuarenta años en el rubro, que se ocupa del cuidado de personas mayores. El establecimiento presta los servicios de alojamiento, alimentación, actividades de prevención, recreación y asistencia diaria de personas mayores, con un control médico periódico.

Por último, se deja constancia que la acción se encuentra en su estado inicial, aún no ha sido ordenado el traslado de la demanda, y ─con fecha 22 de mayo de 2020─ se ha hecho lugar parcialmente a la medida cautelar requerida por el accionante, la que ─a la fecha─ no ha sido apelada.

Cabe destacar que la Organización Mundial de la Salud recientemente señalo que gran parte de la población fallecida producto del Covid-19 en países europeos, como España o Francia, han sido los adultos mayores residentes de geriátricos, en este caso de alrededor de nada mas y nada menos que 50% del total. Es decir, la taza de mortalidad es muy alta para las personas que se encuentren en este “grupo de riesgo”. Un dato no menor que debiera ser tenido en cuenta por las autoridades de la Ciudad a la hora de implementar cualquier política sanitaria: Los geriátricos son puntos muy vulnerables y una vez que ingresa el virus, la propagación puede llegar a ser letal y devastadora.

De acuerdo al ministro de Salud de la ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, en la capital hay 52 geriátricos que han tenido al menos un caso de COVID-19, registrando 349 casos positivos y 62 muertes, un porcentaje de letalidad muy alta. Si las autoridades no responden ante esta emergencia como corresponde, las víctimas serán demasiadas.

Fuente: minutouno.com  ijudicial.gob.ar