Evacuan de emergencia un geriátrico de la zona

geriatrico

Un hombre que había visitado el lugar 6 días antes fue diagnosticado positivo de Coronavirus.

Los abuelos del la Residencia Libra fueron evacuados este jueves por la mañana al conocerse que un hombre, que hacía pocos días estuvo en el lugar, contrajo Coronavirus y se encuentra internado en el Hospital Velez Sarfield. Por tal razón, se activó un protocolo de emergencia al descubrir que dos adultos mayores tienen síntomas que concuerdan con dicha enfermedad.

Las autoridades del geriátrico ubicado en la calle Bermúdez 2226 llamaron con urgencia al Ministerio de Salud y al SAME al descubrir que una de las personas que los había visitado seis días antes fue diagnosticado positivo de Coronavirus y varios residentes estaban manifestando sus síntomas. Por eso, procedieron a trasladar inmediatamente a dos de los más comprometidos. El resto fueron evacuados en la madrugada de hoy a distintos centros médicos, donde se los aislará preventivamente y se evaluará si contrajeron el virus.

Asimismo, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires está realizando un operativo para desinfectar la zona para evitar que el vecino entre en contacto con partículas contaminadas.

Según se pudo saber, desde el 21 de marzo, luego de que el Presidente dispusiera del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el geriátrico había prohibido las visitas de familiares y amigos al lugar. Desde las redes, vecinos y usuarios del lugar manifestaron que al parecer el contagio pudo deberse no solo a un hombre que actualmente se encuentra internado en el Hospital Velez Sársfield sino también por el contacto con una enfermera.

El Zubizarreta cierra la terapia intensiva por un contagio

Hospital Zubizarreta

Una médica habría dado positivo en test, luego de haber manifestado los síntomas típicos de Coronavirus.

El Ministerio de Salud dispuso el cierre temporario de la terapia intensiva del Hospital de Agudos Dr. Abel Zubizarreta, ubicado en el barrio de Villa Devoto, luego de que se confirmara que la jefa de dicho sector le diera positivo el test de Coronavirus. De acuerdo con la correspondiente investigación epidemiológica, se cree que la médica se contagió en una clínica privada, donde también trabaja y asiste pacientes de COVID-19 positivos.

Según precisaron, la profesional estuvo un tiempo sin tener síntomas, hasta que el jueves comenzó a presentar fiebre alta, por lo que se le realizó un hisopado para saber si estaba contagiada y, por las dudas, también fue derivarla a su domicilio, donde comenzó su aislamiento. Finalmente, unas horas más tarde se supo que el test dio positivo.

La cartera que dirige Fernán Quirós explicó que “de acuerdo con la investigación epidemiológica que se llevó a cabo, se estima que la médica se contagió en una clínica privada, donde también trabaja y asiste pacientes de COVID-19 positivos”.

Por esta razón, algunos de los pacientes que estaban internados en la terapia intensiva en este establecimiento fueron trasladados al área de terapia intermedia, mientras que otros dos enfermos que necesitan de un respirador artificial fueron derivados a los hospitales Santojanni y Muñiz, respectivamente. Asimismo, se puso en cuarentena a una veintena de médicos y enfermeros que conforman la terapia intensiva del Zubizarreta y que habían estado en contacto directo con la jefa del área.

Por su parte, la médica contagiada “se encuentra internada y estable”, mientras que los compañeros de trabajo que pudieron haber tenido contacto con ella deberán cumplir con la cuarentena prevista para este tipo de situaciones

Fuente: Infobae

Detectan casos de Coronavirus en la cárcel de Devoto

Huelga y batucada: Los presos de la carcel de Devoto

Cuatro médicos contrajeron la enfermedad y están estudiando a otros 11 profesionales.

Trabajadores e internos del Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad de Buenos Aires, comúnmente llamado “La Cárcel de Devoto”, se encuentran preocupados y en estado de alerta por el reciente descubrimiento de varios casos positivos de Coronavirus. Se trata del primer establecimiento penitenciario del país donde hay casos confirmados y, ante tal situación, se están tomando distintas medidas para visibilizar el tema y que las autoridades tomen cartas sobre el asunto.
Una de las primeras fue una presentación realizada por el personal penitenciario ante el Ministerio Público Fiscal el pasado 28 de marzo, donde se detalla las condiciones sanitarias en las que se vive allí dentro: “Quiero denunciar que estoy de guardia en el SPF, Unidad de Devoto. No hay ninguna medida de seguridad en todo Devoto (…), todo esto está contaminado, aun no vaciaron a los internos para la gripe y otra cosa más importante y que deben hacer es fumigar todo Devoto tres veces por día (…) en todos los lugares de la unidad (…). Por favor activen y obliguen fumigaciones tres veces por día en todo Devoto, aun con los mismos internos que trabajan”. Este testimonio denota la seria preocupación por lo que implicaría un contagio masivo si el Coronavirus traspasara los muros de la cárcel y, según se pudo saber, recientemente se ha testeado a 15 trabajadores de la Unidad de Devoto que presentaban síntomas, de los cuales 4 ya fueron confirmados con COVID-19.

“Todos estuvimos trabajando en Devoto hasta antes de ser internados o derivados a nuestros domicilios”, aseguró uno de los empleados. Y sigue: “Empezamos a sentir síntomas en nuestras casas. Uno de los infectados volvió de vacaciones de Brasil. Los demás casos muy posiblemente se hayan contagiado en la cárcel”. Asimismo, afirman que existe una gran posibilidad de que la infección se haya transmitido a los reclusos, ya que los médicos contagiados trabajaban en el Hospital Peniteciario Central con al menos seis reclusos, los cuales fueron trasladados a los pabellones comunes.

Este no sería el primer indicio de la presencia de la enfermedad dentro del penal. En un informe publicado el 22 de marzo de 2020 se habló por primera vez de un posible caso de COVID-19 en Devoto. Se trataba de un interno con síntomas compatibles, alojado en la planta 6. “Los penitenciarios dijeron que era un simple resfrío para no causar pánico”, explicó un detenido. “De ese interno no volvimos a saber más nada. Supuestamente, lo llevaron al hospital Vélez Sarsfield y el resultado fue negativo. Pero no tenemos pruebas de eso. Con otro interno del Celular 1 pasó lo mismo: lo sacaron al hospital y regresó al pabellón”.

A partir de entonces, los internos han estado trabajando en distintos Hábeas Corpus en los que denuncian y comunican la misma situación: alegan todo tipo de faltantes y medidas de higiene adecuadas, lo que implicaría un riesgo para toda la población carcelaria si el virus se propagara. Estos documentos fueron presentados por la gremial de abogados y el abogado del sindicato de trabajadores detenidos pero todos fueron rechazados, afirman. Como consecuencia y como último recurso para hacerse oír, los internos han comenzado una medida de protesta que implica una batucada nocturna todos los días a partir de las 22 hs. No descartan que en cualquier momento se produzca un motín, en cualquier momento la situación empeore.

La cárcel de Devoto, inaugurada en 1927, es el único establecimiento penitenciario que perdura en la ciudad de Buenos Aires, aunque las autoridades planean trasladar a los más de 2.000 detenidos al penal que se está construyendo en Marcos Paz.

Fuente: diario26.com

Rompió la cuarentena, maltrató a la policía y lo detuvieron

estacion Devoto

El hecho ocurrió en pleno corazón de Villa Devoto.

El viernes pasado, un automovilista estacionó a pocos metros de la estación Devoto, exactamente en un lugar donde está prohibido. Al darse cuenta de esto, efectivos de la Policía de la Ciudad se acercaron para solicitarle que se identifique y presente la autorización correspondiente para transitar en período de cuarentena. Al no contar con ella, a los gritos, comenzó a amenazarlos. Lo detuvieron y le secuestraron el auto.

Tal como lo señalan fuentes judiciales, el dueño del Mercedez Benz Blanco en infracción se habría presentado de manera intimidante como abogado y “amigo de muchos jueces”. Sin embargo, ante la persistente agresión y la negativa de acatar las órdenes de la autoridad, los policías solicitaron apoyo a las unidades más cercanas. Inmediatamente, se llegó una Oficial Mayor a bordo de un patrullero. Los maltratos continuaron, ahora, dirigidos contra una mujer.

Al abogado se le inició una causa judicial por haber violado la cuarentena y se le secuestró su Mercedes Benz modelo C250 Blue Efficiency, del año 2013. Además, tendrá que pagar una multa que podría llegar a los $80.000, cumplir con la cuarentena y afrontar la causa penal que se le ha iniciado. Según pudieron constatar, tenía un prontuario con antecedentes de amenazas y violencia de género del año 2016 y una orden de restricción perimetral dictada en su contra dictada en 2019 por el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional número 5 de la Capital.

Son muchos los casos que le llega a la Justicia Federal de la Capital de personas que durante la cuarentena obligatoria salieron a las calles sin tener una justificación adecuada. Fue tanta la cantidad –unos 8.500- que la Cámara Federal y los propios jueces decidieron que de ahora en más cada juzgado estaría de turno solo una semana. El primer día de abril entró de turno el juzgado a cargo de Julián Ercolini con la intervención del fiscal Gerardo Pollicita.

Según se determinó mediante los decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) firmados por el presidente Alberto Fernández para establecer la cuarentena obligatoria quienes violen el aislamiento serán denunciados por la comisión de los delitos previstos en los artículos 205 y 239 del Código Penal. El último establece que “Será reprimido con prisión de quince días a un año, el que resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de una obligación legal”. La otra figura legal está dentro del Capítulo IV del Título VII del Código Penal que tipifica los delitos contra la salud pública. Así el artículo 205 dice que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

error: el portal de Villa Devoto® Todos los derechos reservados © 2020