“A fines de 2019, los internos de la carcel de Devoto estarán en otro lugar”

Diego Santilli en Devoto

“Estamos muy cerquita de sacar la cárcel de Devoto”

Uno de los temas más recurrentes que el vecino le plantea a cada funcionario público que se acerca al barrio es la cárcel. En esta oportunidad, el Vicejefe de Gobierno Porteño, Diego Santilli fue quien recibió la inquietud de siempre. Y es que ¿algún día van a trasladar la cárcel? La cuestión es que tantas veces se prometió algo que no se cumplió, que pareciera que son políticos los gobiernan, no representantes del pueblo.

En la reunión que tuvo lugar en la Sociedad Friulana Buenos Aires, un vecino tomó la palabra para recordar que a la preocupación por el tema de la cárcel se le suma la desconfianza en la palabra empeñada “Desde que yo nací que están por sacar la cárcel de Devoto. Yo tengo mis serias dudas” afirmó un vecino.

“Yo estoy absolutamente convencido de que nosotros, Horacio, el que te está hablando y todos los que estamos acá vamos a lograr el proyecto de sacar la cárcel de Devoto.“

Todo indicaría que el único establecimiento penitenciario en funcionamiento dentro de la Ciudad tiene los días contados. Con total seguridad, Santilli se atrevió a afirmar “Yo estoy absolutamente convencido de que nosotros, Horacio, el que te está hablando y todos los que estamos acá vamos a lograr el proyecto de sacar la cárcel de Devoto.“ ¿Otra promesa más? Probablemente Diego haya visto en las caras de sus oyentes expresiones de desconfianza, así como ellos habrán recordado las oportunidades en las que se afirmaron cosas similares. Así que, una vez más, el ViceJefe de Gobierno se animó a dejar en claro que no estaría dando esta noticia con total seguridad si no supiera de ello fehacientemente, de hecho no trataría de una manifestación de buenas voluntad sino del conocimiento en el avance de la gestión.

Esta no son más que buenas noticias. Prácticamente, no ha pasado un mes de este año en el que la cárcel no haya dado la nota por cuestiones de hacinamiento, insalubridad, ruidos molestos y, lo peor de todo, delincuencia. No solo el barrio está pidiendo el traslado, la sociedad exige un cambio radical porque hay algo allí que ya no funciona como debería.

Diego Santilli en Devoto

Asimismo, Santilli explicó en detalle que tanto desde la administración de la Ciudad, como de la Provincia y Nación están avanzando con éxito, aunque no sin dificultad en un tema tan complejo. “¿Cómo vamos a lograr el proyecto? Con un complejo penitenciario nacional porque ellos sólo se van a ir si les das una cárcel nueva. La cárcel ya tiene destino, ya tiene historia. El anuncio se hará de acá a diciembre o los primeros meses del próximo año. A fines de 2019 los internos estarán en otro lugar.“
Ahora bien, ¿qué va a pasar con los terrenos, cómo se van a aprovechar para que la zona se revalorice? Para eso también hubo una respuesta. “Para nosotros sacar la cárcel de Devoto será un esfuerzo importantísimo. Lo que va a suceder en ese lugar es que se van a destinar a viviendas y espacios verdes. Viviendas con la misma altura, no torres. Casas para clase laburante, clase media, que puedan acceder con créditos de los distintos bancos.”, volvió a indicar con total seguridad.

Sólo queda esperar un poquito más. Como vimos, en los próximos meses se hará el anuncio a puro bombo y platillo. Tal vez, esta haya sido la primera vez en la que se le puso una fecha concreta y la verdad es que no falta mucho. Batucadas, gritos, sirenas y quema de colchones será cosa del pasado.

La carta de los presos al Presidente

carta de los presos

Las medidas que sugiere la población carcelaria ante la crisis del Coronavirus en los penales.

Pocas horas después de haber estallado el conflicto en la cárcel de Devoto, habría comenzado un diálogo entre los internos y las autoridades para llegar a un entendimiento y así evitar una eventual crisis, luego de haberse descubierto el contagio de varios miembros del personal penitenciario. Lamentablemente, los presos tuvieron que llegar al punto de generar disturbios para que los escuchen. Ahora que tienen la atención de toda la ciudadanía y los medios periodísticos, han circulado una carta dirigida especialmente a la máxima autoridad de la República. Entre otras cosas, le proponen la reducción de penas y su cumplimiento domiciliario para terminar con la sobrepoblación y el hacinamiento en estos institutos.

“Nos encontramos en un estado de vulnerabilidad”, indica el documento firmado por Rolando Saucedo, abogado y Presidente del Centro Universitario de Devoto, en representación de los detenidos. Es que, según argumenta, las cárceles, al estar superpobladas, son focos de infección y la propagación del temible virus Covid-19 sería un problema imposible de contener. Por eso mismo, le ruega al Dr. Alberto Fernández que no se olvide de ellos en esta situación tan difícil. Además, se le pide que tome las medidas necesarias a pesar de las críticas que pudieran conllevar. Saucedo advierte que “Es sabido que el servicio de salud en las cárceles es absolutamente deficitario y la emergencia sanitaria a nivel carcelario se encuentra decretada de hecho hace ya tiempo, va de suyo que ante esta situación no se podrá  afrontar esta pandemia y el resultado inminente es la crónica de una muerte anunciada”.

¿Cuál es la propuesta para disminuir el hacimiento en las penitenciarías? Bajo determinadas condiciones, otorgar una conmutación del 30% de las penas para todos los detenidos, prisión domiciliaria para las condenas que no superen los cuatro años de prisión, expulsión del país para los detenidos extranjeros que hayan superado el 40% de su condena, entre otras. Según se sostiene en el documento, estas no son más que una serie de medidas excepcionales en el marco de la emergencia del Coronavirus.

La carta se cierra con una recomendación que recientemente realizó un organismo internacional como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que insta a los Estados miembros a enfrentar la gravísima situación de las personas privadas de la libertad en la región y a adoptar medidas urgentes para garantizar la salud y la integridad de esta población y de sus familias, frente a los efectos de la pandemia del COVID-19, así como asegurar las condiciones dignas y adecuadas de detención en los centros de privación de la libertad, de conformidad con los estándares interamericanos de Derechos Humanos.


Al Sr Presidente de la Nación

Dr. Alberto FERNÁNDEZ

S———/——–D:

De nuestra mayor consideración:

Desde el Centro Universitario de Devoto, (ex Cárcel de encausados Villa Devoto), casa de estudios dependiente de la U.B.A., tenemos el agrado de remitir la presente en representación de todos los detenidos en el ámbito federal, a los efectos de requerirle tenga a bien en el marco de sus atribuciones, evaluar la posibilidad de emitir un Decreto de Necesidad y Urgencia a los efectos de equilibrar la sobrepoblación que se padece dentro de los establecimientos de mención. Que lo requerido pretende también marcar un lineamiento para los Gobernadores, que en el marco de sus atribuciones, podrán proceder en la misma dirección con el fin de igualar la situación de todos los detenidos del país en otras jurisdicciones.

Sabemos que es un momento político complejo y lo que aquí se le solicita no resulta de sencilla decisión. El costo político que ello pueda implicar, será motivo de las críticas que los oportunistas intentan para desequilibrar este Gobierno.

Somos absolutamente consientes de la situación de extrema gravedad que está atravesando el pueblo Argentino y el mundo entero, y que las decisiones que se deben tomar no  conforman a todos.

La situación que actualmente se padece en las cárceles de nuestra Nación es muy compleja por múltiples motivos, que sin endilgar culpas, han obedecido al descuido de distintos gobernantes, quienes no han incluido en agenda políticas públicas y la sanción de herramientas institucionales que posee el Estado tendientes a erradicar prácticas de vieja data.

Muchos hablan de las cárceles pero no las recorren. Aquellos que debieran denunciar lo que puertas adentro sucede maquillan e informan una realidad distorsionada. Alentando de este modo, hechos de corrupción que lejos de adecuar el régimen, capacitando al personal de las mismas para los fines que prevén las penas privativas de la libertad, las transforman en verdaderos espacios de discrecionalidad.

El discurso dista de la realidad, vemos que los más vulnerables terminan alimentando un sistema perverso que se nutre de estos espacios, por eso no los combate.

Sin hacer extenso el texto que se pretende someter a su consideración, para una toma de decisión necesaria, que en estos momentos de extrema gravedad, le requerimos no se olvide de quienes estamos condenados a purgar penas bajo un régimen absolutamente apartado de todos los preceptos Constitucionales y Convencionales.

El propio Estado ha reconocido una emergencia carcelaria y solo pretende brindar respuesta construyendo más establecimientos.

Las cárceles de nuestro país lejos de ser sanas y limpias, y no para castigo se han tornado en el espacio propicio para la práctica sistemática de todo tipo de violaciones, que ya han generado responsabilidad Internacional para el Estado Argentino en un gran número de casos.

Recientemente por el Decreto N° 260/2020 se amplió en nuestro país la emergencia pública en materia sanitaria establecida por Ley N° 27.541, por el plazo de UN (1) año en virtud de la pandemia declarada.

Como bien se indica en citado Decreto la velocidad en al agravamiento de la situación epidemiológica a escala internacional, requiere la adopción de medidas inmediatas para hacer frente a esta emergencia, luego ampliadas por Decreto 297/2020.

Sabemos que, indefectiblemente, más allá de todos los recaudos que se puedan tomar bajo este estado de situación, no solo de sobrepoblación en que se encuentran las cárceles sino también de desabastecimiento de toda índole; torna a dichos establecimientos en focos de propagación que serán de imposible contención ante el inminente avance del virus (COVID-19).

Que nos encontramos ante una potencial crisis sanitaria y social sin precedentes, y para ello es necesario tomar medidas oportunas, y basadas en las evidencias disponibles, a fin de mitigar su propagación y su impacto en el sistema sanitario.

Que, toda vez que no se cuenta con un tratamiento antiviral efectivo, ni con vacunas que prevengan el virus, las medidas de aislamiento y distanciamiento social obligatorio revisten un rol de vital importancia para hacer frente a la situación epidemiológica y mitigar el impacto de sanitario del COVID-19. Distanciamiento que resulta de imposible cumplimiento en una cárcel sobrepoblada.

Es sabido que el servicio de salud en las cárceles es absolutamente deficitario y la emergencia sanitaria a nivel carcelario se encuentra decretada de hecho hace ya tiempo, va de suyo que ante esta situación no se podrá  afrontar esta pandemia y el resultado inminente es la crónica de una muerte anunciada.

Sin perjuicio de los protocolos de muy prolija redacción, sabemos que lo escrito en ellos dista de la realidad ostensiblemente.

Que no agotar todas las medidas posibles, en el marco de este estado de emergencia excepcional, tendientes a prevenir el daño, resultaría exponer deliberadamente a un mal inminente, al grupo de mención.

De por sí, nos encontramos en un estado de vulnerabilidad, y la omisión impropia por parte de la autoridad, en su posición de garante está obligada a evitar el resultado que se enuncia.

El mismo no resulta meramente conjetural ante un indicador de casos negativos. No resultaría ético y lógico que el Estado tome medidas luego de que la amenaza latente se desate.

Disminuir el riesgo por medio de la medida que se intenta es fundamental.

Atento a un principio de humanidad que debe regir en toda pena, es que le rogamos someta a consideración lo que aquí se le requiere, intentando compensar la evidente injusticia de cumplir una pena bajo un régimen carcelario deficitario que no guarda relación con el fin perseguido, como garantizar el derecho a la salud al igual que la reducción del foco de contagio y propagación del virus.

Si se tomaron medidas de excepcionalidad a los efectos de reducir el foco de propagación y contagio del virus, no aparece descabellado equilibrar espacios de desigualdad que están potencialmente expuestos ante la innegable concentración de personas que aloja.

Por ello requerimos:

En el entendimiento que el Poder Ejecutivo ejerce la potestad de conmutar las penas privativas de la libertad aplicadas y sentencia firme de los tribunales, requerimos una conmuta no superior a un treinta (30%) de la pena impuesta originalmente.

Que por efecto de la conmutación, las penas privativas de la libertad, se extinguen parcialmente pero queda existente la licitud de hecho, las penas accesorias y las obligaciones civiles (indemnización de daño, costa y costos judiciales etc.)

Sólo podrán gozar de los beneficios de la conmutación, los penados que se encuentren comprendidos en los requisitos que establezca la reglamentación del Poder Ejecutivo, excluyendo los delitos de lesa humanidad, quienes podrán acceder a algún instituto de morigeración previsto de acuerdo al grupo etario y de riesgo al cual pertenezcan.

La conmutación se otorgará sujeta a las siguientes condiciones:

a. Residir en el lugar que determine el auto de soltura producto del alcance del presente decreto de conmutación.

b. Observar las reglas de conducta que fija el mismo, especialmente, la obligación de abstenerse de bebidas alcohólicas, consumo de estupefacientes y juegos de azar.

c. Adoptar oficio, arte, industria o profesión si no tuviera medios de subsistencia.

c. No cometer nuevos delitos.

d. Someterse al cuidado de la Dirección de Readaptación Social y la Dirección de Control y Asistencia de Ejecución Penal.

Estas condiciones regirán hasta el vencimiento de los plazos de las penas temporales y en las perpétuas los cinco años previstos en el artículo 16 del Código Penal, a contar desde el día del otorgamiento de la libertad. Si el conmutado debe continuar privado de su libertad, regirán las condiciones de los incisos c) y d), además de la observación estricta de los reglamentos carcelarios.

Las condiciones que se establecen en la conmuta quedan sin efecto, cuando la autoridad judicial al otorgar la libertad condicional producto de la misma conmuta, rigiendo las que se determinan en el auto de soltura, en caso de establecer medidas que preveer estricciones para cada caso en particular.(ej: monitoreo electrónico, presentaciones en sede judicial o policial y prohibiciones de egresar del país).

La mismas serán susceptibles de cobrar vigencia luego de que el Poder Ejecutivo Decretara a través del  DNU 267/2020 el “AISLAMIENTO OBLIGATORIO”, y cualquier prorroga que pudiere sucederse al mismo en virtud de la Pandemia declarada por la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS) en relación con el coronavirus COVID-19.

Alcance de la conmuta:

Todos los detenidas/os condenados primarios y reincidentes serán beneficiarios de la conmutación de un 30% treinta por ciento de condena, con las aquellas excepciones para los delitos de lesa humanidad.

En los casos de aquellos condenados a penas que no superen los cuatro años de prisión cualquiera sea el monto de pena que haya cumplido, condenados por delitos de robo o hurto tentados, condenados de más de (60 sesenta) años de edad conforme Resolución 207/2020 Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, condenados en el periodo de prueba que realicen egresos transitorios; se les concederá el arresto domiciliario, en caso de no acceder con la conmuta a algún régimen de libertad anticipada (libertad condicional o asistida).

Finalmente, en los casos de los condenados extranjeros que no posean arraigo familiar alguno en nuestro país y hayan cumplido un (40%) cuarenta por ciento de su condena se tramitará la consecuente expulsión de manera inmediata con el compromiso de no retornar al país por el tiempo que reste para extinguirla pena.

En el caso de los detenidos procesados, en la idea de enviar un mensaje claro al Poder Judicial,y en respeto de la garantía procesal del principio de inocencia, y sin inmiscuirse en la independencia de los Poderes, encomendar a la Comisión Bicameral de Monitoreo e Implementación del Código Procesal Penal Federal creada en el ámbito del HONORABLE CONGRESO DE LA NACIÓN por el artículo 7º de la Ley Nº 27.063, sustituido por el artículo 3º de la Ley Nº 27.482, se prevea la ampliación para la inmediata implementación de los artículos 3, 15, 119 del citado Código Federal Procesal Penal. Facilitando, de este modo, la labor de los Magistrados ante la eventualactualización y consecuente morigeraciónde prisiones preventivas, no generando desigualdades.

Explayarnos más y explicar todo el derecho, con citas Jurisprudenciales que bien conoce, a quien es docente de una Facultad Pública que nos nutre de conocimiento, seria pecar de soberbios.

Solo requerimos a este Gobierno, que a nuestro entender ha venido a mostrar una costado más humano de la dirigencia política, que no se olvide de las personas privadas de la libertad.

No olvidamos las nefastas reformas que han precipitado las penas hasta un máximo de 50 años y las restricciones que se han impuesto para el acceso a los institutos liberatorios. Arremeter contra los condenados ha sido un discurso de moda que brindó resultados electorales, pero lo único que han logrado ha sido sobrepoblar las cárceles, sin erradicar el delito.

Recurrir a esta medida excepcional en el marco de la citada pandemia es la oportunidad para que el Estado reduzca ostensiblemente la sobrepoblación que es un foco de contagio indiscutido, que sin perjuicio de las alegaciones de muchos Magistrados de que las instituciones carcelarias estarían en condiciones de garantizar la atención médica, mas no de disminuir la velocidad de propagación en caso de que el virus ingrese a cualquier establecimiento.

La ausencia de políticas públicas controladas, que acompañaran la problemática coyuntural que es la raíz de toda estadística delictiva, solo ha sido efectiva en los discursos más no en las prácticas.

Prever la posibilidad de arresto domiciliario o medidas compromisorias, en los casos que se someten a su consideración  es más beneficioso para el Estado y un gasto menor para el erario público. El problema se suscita en el deficiente control, que ejecutado de manera diligente, y acompañado de políticas serias en materia de asistencia postpenitenciaria, arrojaría índices estadísticos satisfactorios y resultados esperados.

Advertimos multiplicidad de casos que no ameritan atravesar ni siquiera de cerca un establecimiento carcelario, y que es el especial grupo que se debe atender en el marco de esta pandemia para reducir la sobrepoblación por no estar comprendidos en el grupo de riesgo.

Actualmente en el ordenamiento Federal, no se encuentra previsto el sistema de compensación por penas ilícitas como si tímidamente se encuentra previsto en algunas Legislaciones Provinciales, como la de la Provincia de Chubut.

Recientemente La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el marco de su Sala de Coordinación y Respuesta Oportuna e Integrada a la crisis en relación con la pandemia del COVID-19 (SACROI COVID-19), urgió a los Estados miembros a enfrentar la gravísima situación de las personas privadas de la libertad en la región y a adoptar medidas urgentes para garantizar la salud y la integridad de esta población y de sus familias, frente a los efectos de la pandemia del COVID-19, así como asegurar las condiciones dignas y adecuadas de detención en los centros de privación de la libertad, de conformidad con los estándares interamericanos de derechos humanos. En particular, la Comisión instó a los Estados a reducir la sobrepoblación en los centros de detención como una medida de contención de la pandemia.

Por lo pronto y ante este estado de emergencia carcelaria, y sanitaria excepcional,  es que advertimos como única herramienta jurídica posible requerir emita un DNU ante la excepcionalidad alegada, en el marco de sus atribuciones y el vacío legal descrito, que deja al arbitrio del Poder Judicial una compensación que en la práctica no se advierte.

“Con todo respeto, no se está mejor dentro de la Cárcel que fuera de ella, ni más resguardado, sin perjuicio de que a la fecha no se hayan advertido casos positivos, y mucho menos en mejores condiciones de hacer frente a esta pandemia”.

Desde ya muchas gracias y aguardamos una respuesta tendiente a afianzar justicia.

Rolando SAUCEDO (Abog.)/Presidente del Centro Universitario de Devoto

Motín en la cárcel de Devoto

motin

Los internos reclaman desde mejores condiciones sanitarias hasta la libertad para prevenir más contagios.

El conflicto en el Complejo Penitenciario Federal, conocido como “La Cárcel de Devoto”, se pone cada vez más intenso con el correr de las horas. En el día de ayer, el Servicio Penitenciario Federal informó que un agente de dicha unidad dió positivo en Covid-19 y, ahora, los presos están afirmando que varios internos manifiestan síntomas compatibles con dicha enfermedad. Lo que comenzó con una batucada, para atraer la atención de las autoridades, se convirtió en un motín, para exigir que aíslen a los contagiados y revisen el estado de salud de todos los internos y todo el personal penitenciario.

Las imágenes son preocupantes y se están viralizando. En las primeras horas de la mañana del viernes 24 de abril, los vecinos de Villa Devoto escucharon detonaciones compatibles con el disparo de balas de goma dentro de la cárcel, eran las fuerzas de seguridad tratando de recuperar el control de varios módulos. A los pocos minutos los canales de televisión comenzaron a registrar lo que se veía desde afuera, presos rompiendo los techos del penal, desplegando banderas relacionadas con su reclamo: “Jueces genocidas, el Covid-19 está en Devoto”.

Desde hace varias semanas, los reclusos han intentado alertar a las autoridades sobre un probable desastre sanitario si el Coronavirus llegaba a cruzar los muros. Probaron haciendo batacuadas en horas de la noche y huelgas de hambre solicitando la salida de aquellos internos a punto de cumplir la condena o los de avanzada edad, entre otras medidas, pero todo esto les fue denegado. Ahora llegaron a sus oídos lo que los medios nacionales han publicado, que uno de sus guardiacarcel está contagiado.  Así lo relató uno de ellos: “Unos cobanis se contagiaron, no dijeron nada y están los pibes del dos quinto en aislación completa hasta el lunes. No los dejan salir a ningún lado. Acá en el pabellon uno uno tomamos la determinación de arrancar con fuego, hoy a las 12 de la noche, a hacer quilombo con fuego”.

Tal como lo refleja el video registrado por el celular de un interno, el fuego apareció cuando se hizo de noche, en la quema de todo lo que sea necesario para proceder a la toma del control de la cárcel. Es que el tema de cómo las autoridades estarían abordando la cuestión del Coronavirus dentro del penal despertó la furia de muchos y los mayores conflictos estarían focalizados en los sectores poblados por los detenidos acusados de delitos violentos como robo y homicidio.

Con el avance de la pandemia del coronavirus, son varias en cárceles donde se desataron protestas en reclamo de la prisión domiciliario por el riesgo sanitario. Días atrás hubo reclamos en el penal de San Martín y en Florencio Varela, donde hubo un muerto durante un motín. El reclamo siempre es el mismo: que los detenidos que tienen factores de riesgo sanitario sean trasladados a otros lugares o se les otorgue la prisión domiciliaria.

motín

Complejo Penitenciario Federal

La cárcel de Devoto, inaugurada en 1927, es el único establecimiento penitenciario que perdura en la ciudad de Buenos Aires, aunque las autoridades planean trasladar a los más de 2.000 detenidos al penal que se está construyendo en Marcos Paz.

Dirección: Bermúdez 2651

Detectan casos de Coronavirus en la cárcel de Devoto

Huelga y batucada: Los presos de la carcel de Devoto

Cuatro médicos contrajeron la enfermedad y están estudiando a otros 11 profesionales.

Trabajadores e internos del Complejo Penitenciario Federal de la Ciudad de Buenos Aires, comúnmente llamado “La Cárcel de Devoto”, se encuentran preocupados y en estado de alerta por el reciente descubrimiento de varios casos positivos de Coronavirus. Se trata del primer establecimiento penitenciario del país donde hay casos confirmados y, ante tal situación, se están tomando distintas medidas para visibilizar el tema y que las autoridades tomen cartas sobre el asunto.
Una de las primeras fue una presentación realizada por el personal penitenciario ante el Ministerio Público Fiscal el pasado 28 de marzo, donde se detalla las condiciones sanitarias en las que se vive allí dentro: “Quiero denunciar que estoy de guardia en el SPF, Unidad de Devoto. No hay ninguna medida de seguridad en todo Devoto (…), todo esto está contaminado, aun no vaciaron a los internos para la gripe y otra cosa más importante y que deben hacer es fumigar todo Devoto tres veces por día (…) en todos los lugares de la unidad (…). Por favor activen y obliguen fumigaciones tres veces por día en todo Devoto, aun con los mismos internos que trabajan”. Este testimonio denota la seria preocupación por lo que implicaría un contagio masivo si el Coronavirus traspasara los muros de la cárcel y, según se pudo saber, recientemente se ha testeado a 15 trabajadores de la Unidad de Devoto que presentaban síntomas, de los cuales 4 ya fueron confirmados con COVID-19.

“Todos estuvimos trabajando en Devoto hasta antes de ser internados o derivados a nuestros domicilios”, aseguró uno de los empleados. Y sigue: “Empezamos a sentir síntomas en nuestras casas. Uno de los infectados volvió de vacaciones de Brasil. Los demás casos muy posiblemente se hayan contagiado en la cárcel”. Asimismo, afirman que existe una gran posibilidad de que la infección se haya transmitido a los reclusos, ya que los médicos contagiados trabajaban en el Hospital Peniteciario Central con al menos seis reclusos, los cuales fueron trasladados a los pabellones comunes.

Este no sería el primer indicio de la presencia de la enfermedad dentro del penal. En un informe publicado el 22 de marzo de 2020 se habló por primera vez de un posible caso de COVID-19 en Devoto. Se trataba de un interno con síntomas compatibles, alojado en la planta 6. “Los penitenciarios dijeron que era un simple resfrío para no causar pánico”, explicó un detenido. “De ese interno no volvimos a saber más nada. Supuestamente, lo llevaron al hospital Vélez Sarsfield y el resultado fue negativo. Pero no tenemos pruebas de eso. Con otro interno del Celular 1 pasó lo mismo: lo sacaron al hospital y regresó al pabellón”.

A partir de entonces, los internos han estado trabajando en distintos Hábeas Corpus en los que denuncian y comunican la misma situación: alegan todo tipo de faltantes y medidas de higiene adecuadas, lo que implicaría un riesgo para toda la población carcelaria si el virus se propagara. Estos documentos fueron presentados por la gremial de abogados y el abogado del sindicato de trabajadores detenidos pero todos fueron rechazados, afirman. Como consecuencia y como último recurso para hacerse oír, los internos han comenzado una medida de protesta que implica una batucada nocturna todos los días a partir de las 22 hs. No descartan que en cualquier momento se produzca un motín, en cualquier momento la situación empeore.

La cárcel de Devoto, inaugurada en 1927, es el único establecimiento penitenciario que perdura en la ciudad de Buenos Aires, aunque las autoridades planean trasladar a los más de 2.000 detenidos al penal que se está construyendo en Marcos Paz.

Fuente: diario26.com