Salud y belleza

El 85% de la publicidad de alimentos en la TV causan obesidad

¿Cómo impacta esto en la salud de nuestra familia y nuestros hijos?

Ciertamente, cuando vemos la tele no la apagamos en la tanda publicitaria, tampoco bajamos el volúmen. Simplemente continuamos prestandole tanta atención como a nuestro programa favorito. Entonces, una avalancha de imágenes con colores agradables, personajes animados que hacen gracias, famosos que sonríen e incitan al consumo de un producto y frases o melodías diseñadas para impactar e influir sobre conductas o elecciones, irrumpen en nuestra menta en cada tanda publicitaria. El objetivo es claro: seducir audiencias y lograr que compren y consuman los productos anunciados.

Si agudizamos la mirada, encontramos que las publicidades televisivas de alimentos dirigidas a la audiencia infantil están lejos de cumplir ofrecer lo que prometen: nutrición. ¿Cómo impacta esto en la salud de nuestra familia y nuestros hijos?

El estudio fue realizado entre mayo de 2016 y mayo de 2017 con el objetivo de analizar la calidad nutricional de los productos seleccionados y, en paralelo, detectar las técnicas de marketing dirigidas a niños y niñas en los envases de estos productos.

Los estudios

En ese terreno se adentró la Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC), que realizó una investigación durante dos años. Los resultados del estudio son alarmantes: revela que durante los cortes comerciales de los programas dirigidos a niños y niñas, el 85,3% de anuncios comerciales publicitan alimentos de bajo valor nutricional. Esto es, productos procesados con grandes cantidades de azúcares, grasas, sodio y con alto valor calórico, como postrecitos, bebidas azucaradas, productos de cadenas de comidas rápidas y snacks salados.

El estudio fue realizado entre mayo de 2016 y mayo de 2017 con el objetivo de analizar la calidad nutricional de los productos seleccionados y, en paralelo, detectar las técnicas de marketing dirigidas a niños y niñas en los envases de estos productos.

En este sentido, la investigación reflejó que 4 de cada 10 envases de cereales, postres y galletitas de baja calidad nutricional utilizan mensajes de nutrición tales como “Fuente de vitaminas y minerales” o “50% de calcio diario recomendado”, incluso con nuevas y engañosas formas de aprovechar la falta de conocimiento de la audiencia al hacer referencia a conceptos con el prefijo “nutri” .

“Estas frases son incorporadas por la industria de alimentos en el envase para que los consumidores identifiquen a los productos como saludables. Sin embargo, y tal como se observó en el estudio, esa información muchas veces no refleja la calidad nutricional de los productos”, indicó un comunicado de FIC Argentina.

De hecho, la investigación reflejó que 3 de cada 10 de estos productos altos en sodio, grasas o azúcar presentan personajes en sus envases, tanto aquellos creados por la marca como personajes de deportistas y celebridades. También se detectó, en menor medida, la presencia de otras técnicas de marketing como la entrega de regalos, los envases coleccionables, los juegos y los mensajes de salud (“huesos fuertes”, por ejemplo).

“Los resultados del estudio evidencian que la regulación de envases en Argentina no es efectiva para la protección del derecho a la salud, a la alimentación adecuada y a la información de los consumidores. Por el contrario, la normativa vigente del etiquetado habilita a la industria de alimentos a incorporar información que confunde al consumidor y técnicas que buscan atraer a los chicos al consumo de productos no saludables”, declaró Lorena Allemandi, directora del área de políticas de alimentación saludable de FIC Argentina.

En los programas dirigidos a la audiencia infantil, los postres (23.3%) y los lácteos (16.2%) ocupan el primer y segundo lugar. Las bebidas azucaradas ocupan el tercer puesto (13.2%). Las cadenas de comida rápida (12.5%) y los snacks salados (7,9%) completan las 5 categorías de alimentos más publicitados.

Por el contrario, las publicidades de alimentos naturales como vegetales, frutas, pescados, legumbres y cereales, todos alimentos que son la base de una alimentación equilibrada, tienen escasa presencia en las tandas.

¿Cuáles son las consecuencias?

Según se detalló en el estudio, las técnicas de marketing implementadas en los envases, así como la publicidad por otros medios (TV o internet, por ejemplo), influyen en las preferencias de consumo de los niños, niñas y adolescentes e impactan en el desarrollo de la obesidad infantil.

“Son recursos muy atractivos para los niños y las niñas. Ellos son capaces de identificar y reconocer a los personajes, envases coleccionables y regalos pero aún no tienen la capacidad para identificar que se trata de técnicas que buscan atraerlos al consumo de alimentos de baja calidad nutricional que afectan su salud”.

En Argentina, el sobrepeso y la obesidad en adolescentes de 13 a 15 años aumentó del 24,5% al 28,6% del 2007 al 2012 según la última Encuesta Mundial de Salud Escolar. Por otro lado, la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (2004-2005) indicó que 10,4% de los niños de 6 meses a 6 años tienen obesidad infantil.

Lorena Allemandi, directora del área de políticas de alimentación saludable de FIC Argentina, señala que “el sobrepeso y la obesidad infantil están en aumento en nuestro país. La publicidad de alimentos poco saludables y el uso de técnicas persuasivas de marketing contribuyen a un entorno en el que los niños están atacados constantemente por mensajes que promueven el consumo de alimentos contrarios a las recomendaciones nutricionales”.

En América Latina el panorama es similar. En Brasil se reportó el incremento de niños de 10 a 12 años con sobrepeso y obesidad de 23% a 39% en los cuatro años que van desde el 2004 al 2008. En México, la prevalencia de sobrepeso en niños de 5-11 años es de 17%. Y en Uruguay, una nueva encuesta nacional reveló que el 10,5% de los niños menores de 5 años sufren de sobrepeso y obesidad. Y los números aumentan.

El reto que tenemos aquí y ahora es generar las condiciones que permitan acceder a información de calidad, resguardando el derecho a la salud y las relaciones de consumo de los niños y las niñas.

Aunque también es una meta lograr el compromiso de todos los actores involucrados: industria alimentaria, publicistas, medios de comunicación, autoridades nacionales con competencia en la materia, legisladores, asociaciones de la sociedad civil, y sobre todo el involucramiento de los propios niños, niñas y adolescentes. Somos los ciudadanos que debemos hacer cumplimir nuestro derecho a la salud, llevando adelante una mejor sociedad que propicie entornos saludables.

¿Qué puede hacer uno?

Afortunadamente, hay un organización en VillaDevoto que está llevando a cabo una campaña de concientización en materia de salud y buenos hábitos. Esta es La Oficina de Bienestar Devoto.
Evaluaciones de composición corporal, talleres de alimentación, actividades físicas gratuitas en la plaza Arenales, charlas de salud y eventos como “El Seminario de Vida Saludable” tienen el objetivo de transmitir toda la información que necesitamos, si nos interesa mejorar nuestra salud.

Como medida para promocionar sus actividades, se están ofreciendo evaluaciones de composición corporal #GRATUITAS para que puedas saber cómo está tu cuerpo y qué podes hacer al respecto. Algunas personas les interesa mejorar su salud, otras su rendimiento deportivo o su energía. Cada uno es atendido según sus necesidades.

Para reservar tu lugar para la evaluación corporal, comunicate por teléfono / whatsapp al 15-3658-8900 o por mail a alimentacionsalud@envilladevoto.com

 

Evaluación de composición corporal

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Dejá un comentario

También te puede interesar

Close