Aumenta el interés en saber qué estamos comiendo

Excesos y deficiencias

Anne Wigmore, médica nutricionista norteamericana, hace 50 años advirtió “Los alimentos que comés pueden ser la más poderosa y segura medicina para tu cuerpo o el más lento proceso de envenenamiento”

Este despertar de consciencia alimentaria comenzó a crecer en la era de la tecnología y la información, alcanzando a todos los rincones del mundo para hacernos un replanteo sobre lo que ingerimos y la responsabilidad que asumimos al hacerlo, vinculando así la estrecha relación entre comida y salud.

Los números hablan por sí mismos. Según un informe de la OMS del 2012, las cardiopatías son el factor número uno de causa de muerte en el mundo y están muy ligadas a nuestra alimentación. También se ha comprobado que la diabetes, el cáncer y las enfermedades degenerativas como el Parkinson, el Alzheimer, entre otras, tienen mucha relación al tipo de vida que llevamos y los hábitos alimentarios.

La obesidad también es una amenaza que aumenta. La misma organización mundial de la salud advirtió en 2014 que hay 44 millones de niños menores de 5 años con sobrepeso en el mundo (en 1990 eran 30 millones). Los hábitos alimentarios están ligados a nuestras emociones, a nuestra cultura, a nuestro sentido de pertenencia, por eso es tan difícil de revertir este tipo de costumbres: están asociados a nuestra historia familiar y cultural. Sólo la inminencia o amenaza de un problema de salud nos lleva a enfrentar un cambio.

A la mayoría de los personas les inquieta la idea de bajar de peso y terminan adoptando dietas inadecuadas, insalubres lo cual dista mucho comer bien y de manera saludable. Cuando uno está acostumbrados a comer carne, embutidos, pastas y todo tipo de comidas con grasas, lo mejor es reemplazar esos alimentos por alternativas nutritivas, saludables y naturales. Para conseguir esto la clave está en informarse adecuadamente para que uno pueda realizar los cambios por sí mismo y según sus necesidades. Lo importante es ir de a poco, profundizando el cambio y sintiendo que se puede estar mejor.

Un ejemplo de esto es que desde hace unos años aumentó muchísimo la cantidad de gente que ha dejado de consumir carne y grasa animal. Algunos, por un tema de protección animal; otros, porque buscan opciones saludables. Todos están mucho mejor informados y las redes sociales ayudan mucho a este cambio. Si bien no hay datos oficiales, Buenos Aires y sus alrededores tienen cada vez más restaurantes, cafés y locales de comida vegetariana en todas sus variantes. En el país se replican los envíos de verduras orgánicas a domicilio, ferias de productos naturales en plazas y escuelas de alimentación.

En el marco de la campaña “Alimentación 5.0”, el legislador de Suma+, Marcelo Guouman, presentó cinco proyectos sobre alimentación saludable en la Legislatura porteña junto al nutricionista Diego Sívori.

El nutricionista Diego Sivori aseguró, ” la campaña 5.0 nace de ver que los pacientes tienen una problemática de alimentación. La llamamos 5.0 porque consiste en comer cinco frutas y verduras al día. La ingesta insuficiente de estos alimentos es uno de los diez principales factores de riesgo de mortalidad a escala mundial y solo aumentando su consumo podrían salvarse 1, 7 millones de vidas por año”.

“Somos la parte del sistema político de una campaña por una mejor alimentación y donde tanto la variable educativa como de la educación tiene un rol importantísimo. Estas iniciativas intentan cambiar nuestra vida cotidiana pensando en las próximas generaciones.”, dijo el legislador Guouman.“Con este conjunto de leyes estamos haciendo un pequeño aporte para concientizar a los ciudadanos sobre la importancia de comer sano y mejorar la calidad de vida”.

Propusieron:

  • Incorporar la educación saludable en el profesorado de maestros de la ciudad
  • Promover la venta de frutas de estación en supermercados e hipermercados de la Ciudad
  • Incorporar en los menúes de los restaurantes de la ciudad 3 (tres) alternativas de postres saludables
  • Construir desde el Estado una gran campaña de comunicación para mejorar la alimentación
  • Declarar de interés la campaña 5.0 en la Legislatura de la Ciudad

Una persona bien alimentada tiene más oportunidades de desarrollarse plenamente, vivir con salud, aprender, trabajar mejor y protegerse de enfermedades.

 

 

Las propiedades de comer adecuadamente.

Manzana

Hoy en día, las redes y la tecnología facilitan el acceso a la información en los más variados aspectos de la vida cotidiana. Sin embargo, muchas veces en vez de encontrar certezas, las contradicciones, la falta de idoneidad y el desconocimiento terminan confundiendo a la gente.

Sin exagerar, todos los días aparecen alimentos exóticos con propiedades milagrosas, dietas magistrales que prometen recuperar la figura en un santiamén o productos con etiquetas verdes. Lo curioso es que a la corta o a la larga, nada de ello funciona. Al contrario, termina resultando contraproducente y nos convence de que tener una buena salud sólo depende de comprar buenos medicamentos o que tener una figura envidiable, de una cirugía estética. ¿Y si probamos alimentarnos saludablemente?

Lo cierto es que hay una actividad muy importante que realizamos todos los días de nuestra vida, varias veces al día: comer. Comemos a la mañana, al mediodía, a la tarde y a la noche. Tal vez no nos demos cuenta de su relevancia porque generalmente creemos que lo más importante del día son las tareas que realizamos entre las comidas: estudiar, trabajar, hacer deporte, descansar, divertirnos, etc. Pero cuántas veces, por haber hecho una mala comida, hemos perjudicado nuestro rendimiento en la siguiente tarea o incluso nuestra salud. Está claro que nadie anda por la vida buscando hacerse algún mal, sin embargo cuánto nos podríamos ahorrar sólo con tener la información adecuada y alimentarnos de manera consciente.

Desde la más temprana edad, vamos a la escuela a aprender las competencias imprescindibles para la vida, lo más básico. Lo curioso es que nadie nos enseña nada sobre aquella actividad que, según los profesionales de la salud, indican que todos debemos realizar cada 3 horas todos los días por el resto de nuestra vida: alimentarnos. Cuando se trata de comer, solo nos alimentamos como lo hacen los demás

¿Cómo nos estamos alimentando?

La ignorancia en materia de salud alimentaria es llamativa y alarmante. El común de la gente desconoce los tipos de alimentos y las cantidades adecuadas que necesita nuestro cuerpo para mantenerse saludable. Es algo muy fácil pero delegamos esta responsabilidad en la industria y el marketing quienes, para vendernos un producto, utilizan términos como “natural”, “saludable”, “artesanal”, “dietético”, “nutritivo”, “sin grasa”, “sin sal” y “sin azúcar”. Y nosotros, simplemente, confiamos en lo que nos venden, un producto de calidad, de una reconocida marca pero nunca juzgamos por nosotros mismos si lo que estamos por ingerir nos conviene realmente. Entonces, basamos nuestra dieta en embutidos, cervezas y mermeladas artesanales, gaseosas sin azúcar, galletitas de agua, mayonesa sin grasa, bizcochitos light, chocolatadas nutritivas, etc. creyendo que nos estamos haciendo un favor. ¿Alguna vez te has puesto a leer y has comprendido lo que dice la tabla de componentes y valores nutricionales de un paquete? Sucede que en tiempos del “fast-food”, en los que “comemos por los ojos”, las tendencias sociales, el apuro y la falta de conocimiento son los principales factores de decisión. ¿Cuáles son las consecuencias?

Fat food

Lamentablemente, tenemos la costumbre de subestimar los asuntos que atañen a la salud. No nos tomamos el tiempo para informarnos o directamente lo desestimamos. No obstante, cuando nos surge un problema relacionado, lo primero que queremos es solucionarlo: corremos de manera urgente al médico para que nos recete una caja de fármacos, buscamos en internet algún producto mágico o algún super-alimento y también hay quienes se animan a pasar por el quirófano. Esto es “lo normal” y nadie lo cuestiona. La sociedad se ha adaptado a ese estilo de vida. Ahora bien, lo cierto es que cada vez hay más muertes por cáncer y accidentes cerebro vasculares en el mundo, el sobrepeso y la obesidad han alcanzado los niveles de pandemia. Cada vez son más las personas diagnosticadas con enfermedades sumamente graves y los remedios parecen no ser suficientes. ¿No estaremos haciendo algo muy mal?

Principales causas de muerte

Más vale prevenir, que curar

Frente a la tradicional forma de hacer medicina y encarar la salud, reconocida como la de “diagnóstico precoz”, desde hace mucho tiempo se habla de “medicina preventiva”. Es decir, mientras la primera apunta a diagnosticar y reconocer enfermedades en el paciente para un pronto tratamiento, la segunda está dirigida llevar hábitos apropiados para tener un vida saludable. Practicar la salud no es algo nuevo, el mismo Hipócrates (460-370 a.C) hizo mención a esto con su famosa frase “Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento.” Pero no nos vayamos tan lejos en el tiempo, en nuestro epoca también hay una frases que ilustran la misma idea “Una manzana al día aleja al medico de tu vida.” No es un chocolate sin azucar, no es una barrita de cereales o un agua saborizada. Es algo tan simple como empezar a comer una fruta todos los días.

¿Cuál es la solución?

El factor más determinante es la información y las ganas de tener una vida saludable. Para poder mejorar nuestra salud, mejores tienen que ser nuestros hábitos cotidianos y eso depende exclusivamente de nosotros.

Por supuesto, hay campañas de salud y bienestar que brindan toda la información necesaria para dar el primer paso y desde hace un tiempo hay una Organización, la Oficina de Bienestar Devoto, que promueve hábitos de vida saludable.

Por medio de evaluaciones corporales, charlas de salud, escuelas de alimentación saludable y actividades físicas gratuitas en la plaza Arenales como entrenamiento funcional, se invita a todo aquel interesado en mejorar su salud y adoptar hábitos saludables.

Comenzá un estilo de vida saludable. Empezá hoy y disfrutalo mañana.

Las propiedades de comer adecuadamente.

Taller de Alimentación Saludable 

Dirección: Bahía Blanca y Pedro Morán
Teléfono: 15-3328-8226
Email: alimentacionsalud@envilladevoto.com

¿Sabías que en 1931 se descubrió la causa primaria de todas las enfermedades?

¿Sabías que en 1931 se descubrió la causa primaria de todas las enfermedades?

¿Cuál es la importancia que la sociedad le da a la Salud?

Lamentablemente, tenemos la costumbre de subestimar los asuntos que atañen a la salud, no nos tomamos el tiempo para informarnos o directamente lo desestimamos. No obstante, cuando nos surge un problema relacionado, lo primero que queremos es solucionarlo: corremos de manera urgente al médico para que nos recete una caja de fármacos. Eso es lo tradicional, eso es lo normal. La sociedad y la industria se ha adaptado a ese estilo de vida. Ahora bien, lo cierto es que cada vez hay más muertes por cáncer y accidentes cerebro vasculares en el mundo, a niveles de pandemia. Cada vez son más personas que son diagnosticadas con enfermedades sumamente graves y los remedios parecen no ser suficientes. ¿No estaremos haciendo algo muy mal?

Principales causas de muerte

Impactan los números. En materia estadística, podemos afirmar que ocho o nueve de cada diez personas que conocemos serán victimas de cáncer o enfermedades cardiovasculares. Probablemente conozcamos a algún familiar, amigo o conocido que las haya padecido y no nos parece extraño. Es el patrón de la normalidad actual y no nos sorprende, no es noticia. Continuamos con nuestras vidas como si la enfermedad fuera algo fortuito o, tal vez, hereditario.

Más vale prevenir, que curar

Frente a la tradicional forma de hacer medicina y encarar la salud, reconocida como la de “diagnóstico precoz”, desde hace mucho tiempo se habla de “medicina preventiva”.  Es decir, mientras la primera apunta a diagnosticar y reconocer enfermedades en el paciente para un pronto tratamiento, la segunda está dirigida llevar hábitos apropiados para tener un vida saludable. No es algo nuevo, el mismo Hipócrates (460-370 a.C) hizo mención a esto con su famosa frase “Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento.”

El premio Nobel 1931

Uno de los reconocidos exponentes de este tipo de pensamiento fue el fisiólogo alemán Otto Heirich Warburg,  galardonado en 1931 con el premio Nobel de medicina nada más ni nada menos que por haber descubierto la causa de la gran mayoría de las enfermedades.

El estilo de vida y la alimentación anti-fisiológica es la causa de la gran mayoría de enfermedades. Casi todas las enfermedades son de origen metabólico y se producen cuando la formación de desechos ácido-tóxicos del metabolismo celular supera la capacidad de eliminación de los mismos por parte del organismo. Otto Warburg afirmó: “Todas las enfermedades son ácidas y donde hay oxígeno y alcalinidad no pueden existir enfermedades, incluido el cáncer”…“Privar a una célula de 35% de su oxígeno durante 48 horas puede convertirlas en cancerosas”

Según este científico, el cáncer es la consecuencia de una alimentación antifisiológica y un estilo de vida antifisiológico, es decir una dieta basada en alimentos acidificantes y sedentarismo, crea en nuestro organismo un entorno de acidez, la cual expulsa el oxígeno de las células.

En su obra “El metabolismo de los tumores” Otto Warburg demostró que todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones básicas:

  • La acidosis
  • La hipoxia (falta de oxígeno)

También descubrió que las células cancerosas son anaerobias, es decir no respiran oxígeno, y no sobrevivir en presencia de altos niveles de oxígeno. Además, sobreviven gracias a la glucosa, siempre y cuando el entorno este libre de oxigeno. Por lo tanto, el cáncer no seria nada más que un mecanismo de defensa que tienen ciertas células del organismo para continuar con vida en un entorno ácido y carente de oxigeno.

Si, desde hace más de 80 años se viene hablando de la importancia de un estilo de vida saludable, algo que nos hicieron creer que estaba reservado para aquellas personas que querían verse bien.

Resumen

  • Células sanas viven en un entorno alcalino, y oxigenado, lo cual permite su normal funcionamiento
  • Células cancerosas viven en un ambiente extremadamente ácido y carente de oxígeno

El rol de la alimentación

Dependiendo del tipo de alimento que ingieras (proteínas, carbohidratos simples o complejos, grasas, minerales y vitaminas), la digestión y metabolismo generará un entorno de acidez o alcalinidad en el  organismo.

El resultado acidificante o alcalinizante se mide a través de una escala llamada PH, cuyos valores se encuentran en un rango de 0 a 14, siendo el PH 7 un PH neutro.

Escala PH

Es importante saber cómo afectan a la salud los alimentos, ya que para que las células funcionen de forma correcta y adecuada su PH debe ser ligeramente alcalino. En una persona sana el PH de la sangre se encuentra entre 7,40 y 7,45. Tener en cuenta que si el PH sanguíneo, cayera por debajo de 7, entraríamos en un estado de coma próximo a la muerte.

Alimentos acidificantes

  • Azúcar refinada y todos sus productos
  • Carnes (todas)
  • Leche de vaca y todos sus derivados
  • Sal refinada
  • Harina refinada y todos sus derivados (pastas, galletitas, etc.)
  • Productos de panadería (la mayoría contienen grasas saturadas, margarina, sal, azúcar y conservantes)
  • Margarinas
  • Gaseosas
  • Cafeína
  • Alcohol
  • Tabaco
  • Medicinas
  • Cualquier alimento cocinado. La cocción elimina el oxígeno y lo trasforma en ácido, inclusive las verduras cocinadas.
  • Todo lo que contenga conservantes, colorantes, aromatizantes, estabilizantes, etc.

Constantemente la sangre se encuentra autorregulándose para no caer en acidez metabólica, de esta forma garantiza el buen funcionamiento celular, optimizando el metabolismo. El organismo debería obtener de los alimentos las bases minerales para neutralizar la acidez de la sangre de la metabolización pero todos los alimentos ya citados aportan muy poco y en contrapartida desmineralizan el organismo, sobre todo los alimentos refinados.

Hay que tener en cuenta que en el estilo de vida moderno, estos alimentos se consumen 5 veces por día, los 365 días del año! Ciertamente, el organismo no está diseñado para digerir alimentos antifiológicos, por lo que cada vez que comemos nos estaríamos haciendo daño.

Alimentos alcalinizantes

  • Todas las verduras crudas (algunas son ácidas pero dentro del organismo tienen reacción alcalinizante, otras son levemente acidificantes pero consigo traen las bases necesarias para su correcto equilibrio) y crudas aportan oxígeno, cocidas no.
  • Frutas, igual que las verduras. Pero por ejemplo el limón tiene un PH aproximado de 2.2, pero dentro del organismo tiene un efecto altamente alcalinizante (quizás el más poderoso de todos). Las frutas aportan saludables cantidades de oxígeno.
  • Semillas: aparte de todos sus beneficios, son altamente alcalinizantes como por ejemplo las almendras.
  • Cereales integrales: El único cereal integral alcalinizante es el mijo, todos los demás son ligeramente acidificantes ¡pero muy saludables! Todos deben consumirse cocidos.
  • La miel es altamente alcalinizante
  • La clorofila  es altamente alcalinizante, sobre todo el aloe vera.
  • El agua es importantísima para el aporte de oxigeno.
  • El ejercicio oxigena todo tu organismo, el sedentarismo lo desgasta

 

AlimentosEl Doctor George W. Crile, de Cleveland, uno de los cirujanos más importantes del mundo declara abiertamente:

“Todas las muertes mal llamadas naturales no son más que el punto terminal de una saturación de ácidos en el organismo. Contrario a lo anterior es totalmente imposible que un cáncer prolifere en una persona que libere su cuerpo de la acidez, que se nutra con alimentos que produzcan reacciones metabólicas alcalinas y aumente el consumo del agua pura; y que, a su vez, evite los alimentos que originan dicha acidez, y se cuide de los elementos tóxicos. En general el cáncer no se contagia ni se hereda… lo que se hereda son las costumbres alimenticias, ambientales y de vida que lo producen.”

El Dr. Theodore A. Baroody dice en su libro “Alkalize or Die” (alcalinízate o muere):

“En realidad no importan las muchas enfermedades diferentes existentes. Lo que sí importa es que todas provienen de la misma causa básica… ¡muchos desechos ácidos en el cuerpo!”.
El Dr. Robert O. Young dice:

 

¿En necesario decir que esto no se da a conocer porque la industria de la enfermedad es uno de los negocios más multimillonarios? ¿En necesario decir que la industria farmacéutica y la industria alimenticia son una sola entidad?

¿Te das cuenta lo que significa esto? Cuántos de nosotros hemos escuchado la noticia de alguien que tiene cáncer, diabetes o un ACV y decimos: “Le puede tocar a cualquiera…” Ciertamente, la falta de información o la indiferencia ante un tema tan importante como la Salud es cada vez más evidente y tan grave que puede afectar a cualquiera.

¿Cuál es la solución?

Como mencionamos anteriormente, el factor información e interés es la única alternativa. Para poder mejorar nuestra salud, mejores tienen que ser nuestros hábitos cotidianos y eso depende exclusivamente de nosotros.

Por supuesto, hay campañas de salud y bienestar que brindan toda la información necesaria para dar el primer paso y desde hace un tiempo  hay una Organización, la Oficina de Bienestar Devoto, que promueve hábitos de vida saludable.

Por medio de evaluaciones corporales, charlas de salud, escuelas de alimentación saludable y actividades físicas gratuitas en la plaza Arenales como entrenamiento funcional y zumba, se invita a todo aquel interesado en mejorar su salud y adoptar hábitos saludables.

Taller de Alimentación Saludable 

Dirección: Bahia Blanca y Pedro Morán
Teléfono: 15-3328-8226
Email: alimentacionsalud@envilladevoto.com

 

Taller de Alimentación Saludable

 

El 85% de la publicidad de alimentos en la TV causan obesidad

El 85% de la publicidad de alimentos en la TV causan obesidad

Ciertamente, cuando vemos la tele no la apagamos en la tanda publicitaria, tampoco bajamos el volúmen. Simplemente continuamos prestandole tanta atención como a nuestro programa favorito. Entonces, una avalancha de imágenes con colores agradables, personajes animados que hacen gracias, famosos que sonríen e incitan al consumo de un producto y frases o melodías diseñadas para impactar e influir sobre conductas o elecciones, irrumpen en nuestra menta en cada tanda publicitaria. El objetivo es claro: seducir audiencias y lograr que compren y consuman los productos anunciados.

Si agudizamos la mirada, encontramos que las publicidades televisivas de alimentos dirigidas a la audiencia infantil están lejos de cumplir ofrecer lo que prometen: nutrición. ¿Cómo impacta esto en la salud de nuestra familia y nuestros hijos?

El estudio fue realizado entre mayo de 2016 y mayo de 2017 con el objetivo de analizar la calidad nutricional de los productos seleccionados y, en paralelo, detectar las técnicas de marketing dirigidas a niños y niñas en los envases de estos productos.

Los estudios

En ese terreno se adentró la Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC), que realizó una investigación durante dos años. Los resultados del estudio son alarmantes: revela que durante los cortes comerciales de los programas dirigidos a niños y niñas, el 85,3% de anuncios comerciales publicitan alimentos de bajo valor nutricional. Esto es, productos procesados con grandes cantidades de azúcares, grasas, sodio y con alto valor calórico, como postrecitos, bebidas azucaradas, productos de cadenas de comidas rápidas y snacks salados.

El estudio fue realizado entre mayo de 2016 y mayo de 2017 con el objetivo de analizar la calidad nutricional de los productos seleccionados y, en paralelo, detectar las técnicas de marketing dirigidas a niños y niñas en los envases de estos productos.

En este sentido, la investigación reflejó que 4 de cada 10 envases de cereales, postres y galletitas de baja calidad nutricional utilizan mensajes de nutrición tales como “Fuente de vitaminas y minerales” o “50% de calcio diario recomendado”, incluso con nuevas y engañosas formas de aprovechar la falta de conocimiento de la audiencia al hacer referencia a conceptos con el prefijo “nutri” .

“Estas frases son incorporadas por la industria de alimentos en el envase para que los consumidores identifiquen a los productos como saludables. Sin embargo, y tal como se observó en el estudio, esa información muchas veces no refleja la calidad nutricional de los productos”, indicó un comunicado de FIC Argentina.

De hecho, la investigación reflejó que 3 de cada 10 de estos productos altos en sodio, grasas o azúcar presentan personajes en sus envases, tanto aquellos creados por la marca como personajes de deportistas y celebridades. También se detectó, en menor medida, la presencia de otras técnicas de marketing como la entrega de regalos, los envases coleccionables, los juegos y los mensajes de salud (“huesos fuertes”, por ejemplo).

“Los resultados del estudio evidencian que la regulación de envases en Argentina no es efectiva para la protección del derecho a la salud, a la alimentación adecuada y a la información de los consumidores. Por el contrario, la normativa vigente del etiquetado habilita a la industria de alimentos a incorporar información que confunde al consumidor y técnicas que buscan atraer a los chicos al consumo de productos no saludables”, declaró Lorena Allemandi, directora del área de políticas de alimentación saludable de FIC Argentina.

En los programas dirigidos a la audiencia infantil, los postres (23.3%) y los lácteos (16.2%) ocupan el primer y segundo lugar. Las bebidas azucaradas ocupan el tercer puesto (13.2%). Las cadenas de comida rápida (12.5%) y los snacks salados (7,9%) completan las 5 categorías de alimentos más publicitados.

Por el contrario, las publicidades de alimentos naturales como vegetales, frutas, pescados, legumbres y cereales, todos alimentos que son la base de una alimentación equilibrada, tienen escasa presencia en las tandas.

¿Cuáles son las consecuencias?

Según se detalló en el estudio, las técnicas de marketing implementadas en los envases, así como la publicidad por otros medios (TV o internet, por ejemplo), influyen en las preferencias de consumo de los niños, niñas y adolescentes e impactan en el desarrollo de la obesidad infantil.

“Son recursos muy atractivos para los niños y las niñas. Ellos son capaces de identificar y reconocer a los personajes, envases coleccionables y regalos pero aún no tienen la capacidad para identificar que se trata de técnicas que buscan atraerlos al consumo de alimentos de baja calidad nutricional que afectan su salud”.

En Argentina, el sobrepeso y la obesidad en adolescentes de 13 a 15 años aumentó del 24,5% al 28,6% del 2007 al 2012 según la última Encuesta Mundial de Salud Escolar. Por otro lado, la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (2004-2005) indicó que 10,4% de los niños de 6 meses a 6 años tienen obesidad infantil.

Lorena Allemandi, directora del área de políticas de alimentación saludable de FIC Argentina, señala que “el sobrepeso y la obesidad infantil están en aumento en nuestro país. La publicidad de alimentos poco saludables y el uso de técnicas persuasivas de marketing contribuyen a un entorno en el que los niños están atacados constantemente por mensajes que promueven el consumo de alimentos contrarios a las recomendaciones nutricionales”.

En América Latina el panorama es similar. En Brasil se reportó el incremento de niños de 10 a 12 años con sobrepeso y obesidad de 23% a 39% en los cuatro años que van desde el 2004 al 2008. En México, la prevalencia de sobrepeso en niños de 5-11 años es de 17%. Y en Uruguay, una nueva encuesta nacional reveló que el 10,5% de los niños menores de 5 años sufren de sobrepeso y obesidad. Y los números aumentan.

El reto que tenemos aquí y ahora es generar las condiciones que permitan acceder a información de calidad, resguardando el derecho a la salud y las relaciones de consumo de los niños y las niñas.

Aunque también es una meta lograr el compromiso de todos los actores involucrados: industria alimentaria, publicistas, medios de comunicación, autoridades nacionales con competencia en la materia, legisladores, asociaciones de la sociedad civil, y sobre todo el involucramiento de los propios niños, niñas y adolescentes. Somos los ciudadanos que debemos hacer cumplimir nuestro derecho a la salud, llevando adelante una mejor sociedad que propicie entornos saludables.

¿Qué puede hacer uno?

Afortunadamente, hay un organización en VillaDevoto que está llevando a cabo una campaña de concientización en materia de salud y buenos hábitos. Esta es La Oficina de Bienestar Devoto.
Evaluaciones de composición corporal, talleres de alimentación, actividades físicas gratuitas en la plaza Arenales, charlas de salud y eventos como “El Seminario de Vida Saludable” tienen el objetivo de transmitir toda la información que necesitamos, si nos interesa mejorar nuestra salud.

Como medida para promocionar sus actividades, se están ofreciendo evaluaciones de composición corporal #GRATUITAS para que puedas saber cómo está tu cuerpo y qué podes hacer al respecto. Algunas personas les interesa mejorar su salud, otras su rendimiento deportivo o su energía. Cada uno es atendido según sus necesidades.

Para reservar tu lugar para la evaluación corporal, comunicate por teléfono / whatsapp al 15-3328-8226 o por mail a alimentacionsalud@envilladevoto.com

 

 

error: el portal de Villa Devoto® Todos los derechos reservados © 2020