Pasaron las fiestas pero no pasaron los recolectores 3

Basura Contenedores Saturados

Hemos recibido el reclamo de una vecina de Villa Devoto. Su inquietud es la de muchos: la acumulación de basura en las calles y la falta de control en el servicio de recolección.

Las fiestas ya pasaron pero los recolectores, no. María nos envíó un par de fotos que ilustran su queja. Nos comenta que en estas últimas semanas se ha juntado en los contenedores más basura que de costumbre, lo cual tiene mucha lógica porque hemos celebrado las fiestas de fin de año: Paquetes, botellas, papeles de regalo, cajas que se suman a la basura que generamos cotidianamente. Agrega también, que el vecino supo clasificarla de manera apropiada. Sin embargo, nos cuenta que el contenedor donde se depositan los residuos secos desde hace tiempo se encuentra saturado. Es decir, que los esfuerzos por hacer de la Ciudad de Buenos Aires un espacio higiénico y ordenado, se pierden por la falta de control en el servicio de recolección. Como consecuencia, la basura se está acumulando en la calle, en la vereda, en la puerta de la casa del vecino.

Basura Contenedores Saturados

Es impactante la imagen. De hecho, debe ser muy decepcionante encontrar esta situación en la puerta de tu casa. Los días pasan y la montaña de basura crece.

Ante su inquietud, le sugerimos que se comunique con la línea 147 para formalizar el reclamo y darle una pronta solución. Sin embargo nos informa que hace rato que este tema no se resuelve y nos pregunta a nosotros y a los demás vecinos de Devoto si la esquina de José Pedro Varela y Marcos Paz es el único lugar donde ocurre esto. De hecho, afirma que no es la primera vez que tiene que realizar este tipo de reclamos, como si el servicio de recolección funcionara sólo bajo demanda.

Si querés escribir tu “carta de lectores”, en la cual quieras destacar algún hecho o situación que ocurre en nuestro barrio, escribinos a info@envilladevoto.com.

 

 

 

 

La Ciudad se lleno de un fuerte olor a humo 0

La Ciudad se lleno de un fuerte olor a humo

Desde ayer a la noche algo huele mal en la Ciudad. Probablemente uno pensaría que algún vecino estuvo quemando hojas o algo parecido y que eventualmente el olor se disiparía. Pero no, no se trató de eso sino de un incendio masivo en La Plata cuyo humo se esparció por toda la Ciudad.

El mal olor se siente con mayor fuerza en los barrios de La Boca, Barracas, Constitución, San Nicolás, San Telmo y Monserrat. Pero también se reportaron quejas e incertidumbre en las redes sociales porque el olor a pasto quemado ha llegado a todos los barrios de la Ciudad.

En un principio se especuló con una posible incendio en la Reserva Ecológica e incluso una dotación de bomberos se acercó hasta el lugar. Poco después, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, afirmó que la baja visibilidad y el olor a quemado son consecuencia de un incendio de pastizales en la Reserva Natural de Punta Lara, a la altura del kilómetro 40 de la autopista a La Plata. Las condiciones de viento, una brisa del sudeste, hicieron que el humo avance hacia el área metropolitana.

Según se pudo saber, el fuego aún no pudo ser extinguido, por lo que continúan su labor los bomberos de Ensenada y La Plata. Explicaron que es difícil llegar a los pastizales que se prenden fuego ya que es una zona pantanosa y sólo se puede acceder a pie.

Este fenomeno nos hace recordar otro episodio, cuando en abril de 2008 una serie de incendios en los pastizales del Delta literalmente cubrieron la Ciudad de humo por varios días, produciendo baja visibilidad y un constante olor desagradable.

Correo basura: Desde la falta de estrategia hasta la contaminación 1

Correo basura: Desde la falta de estrategia hasta la contaminación

Se ha vuelto una incómoda costumbre: Cada vez que vamos a chequear el buzón, nos encontramos con todo tipo de volantes, revistas y propaganda, de todos los tamaños y de todos los colores en medio de nuestro correo. Lamentablemente, toda esta pila de papeles terminan convertidos en basura antes de que podamos prestarles atención. Uno se pregunta, ¿Cuál es el propósito de todo esto? ¿Cuál es el objetivo y quién sale ganando con este tipo de estrategia publicitaria?

En los años 70, comenzó hacerse popular un término para referirse al correo basura: “SPAM”. Este hace referencia a los mensajes no solicitados y no deseados, habitualmente de tipo publicitario, enviados en grandes cantidades cuyas consecuencias  no es otra que perjudicar de alguna o varias maneras al receptor. Este término está relacionado con el mundo de la informática pero si releemos la definición también podríamos decir de también hay “SPAM” en la vida real.

En lo personal, admiro y respeto el trabajo de la publicidad bien hecha, la creatividad puesta al servicio de una idea pero es bastante chocante salir a la calle y encontrar volantes tirados sin la mas mínima consideración y respeto por el vecino. Es una pena que semejante cantidad de recursos sea desperdiciado de esa manera. ¿Esa es la imágen que una empresa o un negocio busca dar a conocer?

Se dice que de cada 1000 volantes, solo 1 cumple su función. Así que, por cada volante que estas recibiendo, hay al menos 1000 volantes más en la calle y probablemente otros 1000 esperando ser repartidos. Cajas y cajas de papel solo para conseguir un cliente. ¿A quién le parece una estrategia adecuada?

Parecería que nadie le presta atención pero este representa un tema serio. No sólo por incomodidad que le genera al vecino tomarse el tiempo y la molestia de trasladar una buena cantidad de papeles del buzón a la basura sino porque al menos un tercio de volantes, folletos y revistas terminan ensuciando las calles, tapando alcantarillas, entre otras consecuencias.

Si las empresas, comerciantes o políticos, escucharan las opiniones del vecino que recibe toda clase de volantes alusivos a promociones comerciales o propuestas electorales, seguramente replantearían la estrategia publicitaria. Pero como dicha estrategia no es otra que empapelar la ciudad, no importa que todos los días estemos destruyendo bosques y desperdiciando recursos para lograr un poco de nuestra atención.

Estamos en el Siglo XXI, es momento de que replanteemos la estrategia y encontremos otras maneras de darnos a conocer, con responsabilidad y consideración. Actualmente, vivimos en una era de digitalización: documentos, facturas, resúmenes de cuenta y hasta el correo son digitales; por lo que la función del buzón se transformó en un deposito de publicidad no requerida. Un verdadero despropósito.

Todos estaríamos de acuerdo en que si continuamos actuando de manera indiferente para con el medio ambiente y con la sociedad, tarde o temprano terminaremos destruyendo nuestro planeta y toda forma de vida. Todo depende de cada uno y de lo que aporte todos los días, todo depende de cuales sean nuestro valores.

 

error: el portal de Villa Devoto® Todos los derechos reservados ©