Edificios históricos

Seminario Metropolitano

Desde 1899, formando vocaciones sacerdotales.

La más imponente construcción de Villa Devoto sin dudas es el Seminario Metropolitano de Buenos Aires. Hoy en día, el desarrollo urbano ha llegado a todos los rincones del barrio pero hace 119 años el paisaje era totalmente distinto y este edificio sí que llamaba la atención.

Con la necesidad de contar con un lugar adecuado, asilado, para llevar adelante una sólida formación de la creciente cantidad de aspirantes al sacerdocio, el arzobispo de Buenos Aires Monseñor Federico Aneiros (1826-1894) comenzó a pensar en levantar un edificio en un punto periférico y alejado de la Ciudad. Sucede que desde la época colonial, en Buenos Aires, dicha tarea estaba siendo llevada a cabo en sedes itinerantes y sin un organizado modelo educacional.

Descartada la posibilidad de hacer un nuevo edificio en las inmediaciones de la iglesia Regina Martyrum (hoy barrio de Congreso), la comisión pro-seminario optó por adquirir un amplio predio en la Villa Devoto para llevar a cabo la obra.

El diseño del espacio edilicio estuvo a cargo del ingeniero civil Pedro Coni, quien en 1896, presento a la comisión ejecutiva de la obra una memoria descriptiva del anteproyecto. Los planos adjuntos revelaban una ambiciosa propuesta, que el profesional describía de la siguiente forma “El edificio total se divide en dos grandes pabellones con su frente principal sobre la calle Caracas (hoy José Cubas), ambos de forma rectangular y midiendo el de la izquierda 123 metros de frente por 75 metros de fondo, y el de la derecha 127 metros de frente por el mismo fondo. Entre estos dos pabellones queda libre una fracción de terreno reservado para la iglesia, de algo más de 30 metros por 60 de fondo, en cuya ubicación resultará el centro de la fachada de la iglesia en eje de la calle Edimburgo (hoy Emilio Lamarca)”.

En relación a los recursos que hicieron posible su construcción, se destacaron: Don Tomás de Anchorena, quien costeó las dependencias donde se levantaron las clases de Teología Dogmática, Teología Moral, Filosofía, Derecho Canónico y la misma biblioteca de la casa, además de las galerías y otras dependencias; del mismo modo, Doña Isabel Elortondo de Ocampo y los importantes subsidios Gobierno Nacional. Por su parte la Señora Mercedes Castellano de Anchorena asumió íntegramente la construcción del templo dedicado a La Inmaculada. En memoria de su hijo Nicolás.

La primera mudanza de Regina a Villa Devoto se hizo en enero de 1899 y en marzo de ese año se inauguraron los cursos de filosofía y teología, ahora dictados en amplias e iluminadas aulas. Durante las primeras décadas de este siglo la imponente silueta del Seminario Metropolitano, cuyo frontis revela en refinado estilo francés, quebraba el horizonte de un barrio, que por entonces contaba con muy pocos edificios que compitiesen con su esbelta y noble construcción.

Desde entonces, incontables generaciones de sacerdotes y de obispos se formaron en los claustros del Seminario Metropolitano de Villa Devoto.

Seminario Metropolitano Devoto
Imágen: Junta de Estudios Históricos de Villa Devoto

 

Fuente: Junta de Estudios Históricos de Villa Devoto

Recorré el Mapa Histórico Cultural de Villa Devoto

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

También te puede interesar

Close
error: el portal de Villa Devoto® Todos los derechos reservados ©