Cerrajería Beiró 301


Datos
Av. Francisco Beiró 3522
4503-2150





si sos del barrio, ¡subí tu anuncio!

Cerrajería Beiró se encuentra en Av. Francisco Beiró 3522
el portal de Villa Devoto

Vuelve la iniciativa de expropiar la antigua casa de Francisco Beiró 226

casa Beiro

Un inmueble deteriorado severamente por años de olvido y vandalismo.

Una vez más vuelve a escucharse la idea de rescatar de las ruinas a una esquina emblemática de Villa Devoto, la antigua casa de Francisco Beiró, un político y militante de la Unión Cívica Radical. La propuesta no es otra que retomar el desestimado proyecto del año 2016, en el que se buscaba conseguir una Declaración de Utilidad Pública para expropiar el inmueble y convertirlo en un nuevo espacio, denominado “Centro Cultural de la Democracia Dr. Francisco Beiró”. Tal como ocurrió en aquella oportunidad, la Junta Comunal y un conjunto de políticos identificados con la UCR vuelven a ser sus impulsores. ¿Tendrán éxito?

Es que se supo la noticia de que, en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, se intentará tratar una vez más el Proyecto de Declaración de Utilidad Pública de la casona ubicada en José Luis Cantilo 4500, esquina Marcos Paz; una propuesta que, allá por el año 2016, la entonces comunera Marta Liotto impulsó. Se trata de nada más y nada menos que expropiar y restaurar de manera urgente la vivienda de Francisco Beiró para que vuelva a tener el esplendor que alguna vez la caracterizó. Sin embargo, por alguna razon, esta urgencia dejó de ser importante y la propuesta se estancó. El tiempo pasó y, desafortunadamente, se viralizaron imágenes del verdadero estado del inmuble, grabados por un grupo jovenes que se dedican a intrusar y filmar el estado de este tipo de casas abandonadas. Lo que estos vándalos expusieron es que lo más probable es que ni si quiera pueda rescatarse la estructura del inmueble, ni hablar de su decorado.

Ahora bien, con el apoyo unánime de la nueva Junta Comunal, los legisladores Juan Nosiglia, Marcelo Gouman, Martín Ocampo, Ariel Álvarez Palma, María Inés Gorbea, Leandro Halperín, Manuela Thourte, María Patricia Vischi y Diego Weck retomaron el tratamiento de este destimado proyecto, que implicaría la inversión de fondos públicos no solo en la compra, demolición y restauración del inmueble  sino también en la puesta en marcha de un nuevo espacio cultural público, destinado a realizar actividades artísticas y culturales. Por lo pronto, puede afirmarse que los vecinos apoyarán con mucho entusiasmo la propuesta que, de mínima, implicaría limpiar y poner en valor una esquina venida a menos pero, como ha estado ocurriendo en cada oportunidad que se anunció una obra pública o promesa de campaña en nuestro barrio -como el traslado de la cárcel-, lo más probable es que todo quede en la nada. En nuestro barrio este tipo de cosas se dirmen con la célebre frase “ver para creer” y las últimas imágenes de esta antigua casona son por demás elocuentes.

Casa de Francisco Beiró
Fuente: Youtube

La solicitud

Señor Presidente:

Son muchos los vecinos que permanentemente consultan qué hacer para rescatar del deterioro extremo y la posible desaparición de este monumento de la Comuna 11, que presenta un importantísimo valor arquitectónico y cultural para el Barrio de Villa Devoto. La historia de este inmueble y la de quienes residieron en él, justifica la expropiación que este proyecto solicita.

Se trata de la parte que aún se conserva de la finca donde vivió el Dr. Francisco Beiró, y donde hasta hace poco tiempo residieron sus descendientes. Poco queda de la originaria propiedad, dado que con el transcurso del tiempo el resto de la quinta fue loteada, las caballerizas y cocheras demolidas. Es importante destacar que en el año 2008 se sancionó la ley de protección con nivel estructural de lo que quedaba de la vieja quinta de Francisco Beiró. (Ley N° 2.858 publicada en el BOCBA N° 3127 del 03/03/2009).

Francisco Beiró fue un destacado abogado y dirigente político perteneciente a la Unión Cívica Radical. Nacido en Rosario del Tala (Entre Ríos) en 1876, estudió y se recibió en la Universidad de Buenos Aires donde se radicó definitivamente.

En los comienzos de la democracia, precisamente en la primera presidencia de Don Hipólito Yrigoyen, al constituirse la Comisión Municipal, el Dr. Francisco Beiró formó parte de la misma y llegó a presidirla. Fue Intendente Interino de la Capital, y dentro del barrio de Villa Devoto desde 1917 hasta 1920, Presidió el Consejo Escolar Nº17, desde donde fundó en 1918 la Asociación de Protección a la Niñez. A su vez ejerció el cargo de Diputado Nacional en el período de 1918 a 1922.

Participó de la creación del Club Estudiantes de Buenos Aires, que en esa época se llamaba Sportivo Devoto y fue impulsor del progreso del barrio de Villa Devoto haciendo empedrar calles y colocando alumbrado público, no sólo en dicho barrio sino también en los barrios linderos.

Beiró fue presidente de la  Convención Nacional y del Comité Nacional de la UCR. Ocupó el cargo de ministro del interior durante los últimos meses del primer gobierno de Hipólito Yrigoyen y en las elecciones presidenciales de 1928 integró como candidato a Vicepresidente de la Nación la fórmula encabezada por Yrigoyen que triunfó de manera abrumadora sobre el binomio Melo-Gallo. Lamentablemente, Beiró falleció el 22 de julio de 1928 sin llegar a asumir el cargo.

En el presente proyecto no sólo se contempla la expropiación del inmueble, sino que se avanza en la afectación del bien para utilizarse como Museo y Centro Cultural de la Democracia.

En consecuencia proponemos la expropiación del edificio para efectuar la restauración de todo el inmueble, para posteriormente programar actividades artísticas y culturales vinculadas a la difusión de los valores democráticos y que al mismo tiempo ponga fin al deterioro de tan emblemático edificio. Por todo ello solicitamos el análisis y posterior tratamiento del presente proyecto.

Este proyecto se basa en los expedientes 848-D-2011 de los diputados Presman, Claudio y Campos Antonio Rubén y el 2156-D-16 presentado por los diputados Rossi, Hernán Abel; Fidel, Natalia; Gorbea, María Inés; Guouman, Marcelo Alejandro: Nosiglia, Juan Francisco; y Vischi, María Patricia

Por lo expuesto solicitamos la aprobación del presente proyecto de Ley.

 

PROYECTO DE LEY – Expediente 848-D-2011

 Artículo 1º: Declárese de utilidad pública y sujeto a expropiación, en los términos de la Ley 238, el inmueble sito en José Luis Cantilo 4500, esquina Marcos Paz, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuya nomenclatura catastral es: Parcela 11 F, Manzana 96, Sección 89.

Artículo 2º: El mencionado inmueble será destinado a la creación y funcionamiento del museo “Dr. Francisco Beiro” y de un centro cultural

Artículo 3º: La determinación del valor de los bienes a expropiar se hará de acuerdo con la tasación que efectúe el Banco de la Ciudad de Buenos Aires.-

Artículo 4º: Los gastos que demande el cumplimiento de la presente ley serán imputados a la partida presupuestaria correspondiente al Presupuesto General de Gastos y Cálculos de los Recursos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires vigente.

Artículo 5º: Comuníquese, etc.

FUNDAMENTOS

Sr. Presidente:

Conforme la documentación que se adjunta, y por compartir sus fundamentos, queremos suscribir sin pretensión alguna de originalidad el proyecto de Ley 1438-D-2009 presentado oportunamente por el diputado (m.c.) Alejandro Rabinovich que tuvo giro a las comisiones de Cultura y Presupuesto, hacienda, administración financiera y política tributaria.-

En virtud de haber perdido estado parlamentario, reproducimos este proyecto.-

Francisco Beiró, fue un político Radical nacido en Rosario del Tala provincia de Entre Ríos, en 1876. Se doctoró en Derecho en la Universidad de Buenos Aires en 1901. Volcó su entusiasmo en las filas de la Unión Cívica Radical, fue un ferviente colaborador de Don Hipólito Yrigoyen. Se desempeño como Diputado Nacional en el periodo 1918 a 1922, durante la primera presidencia de Irigoyen fue designado en 1922 Ministro del Interior, fue Comisionado Municipal, Presidente de la Comisión Municipal de Vecinos, etc.

Volcó gran parte de su actividad en propender el desarrollo del barrio de Villa Devoto, logrando por su gestión el pavimentado de varias calles, mejoras en su higiene, urbanización, educación, etc. Hombre de probada honradez, que a la fecha de su muerte, su residencia se encontraba hipotecada, demostrando su concepción quien entendiera la política como un camino al bienestar de los ciudadanos y no en su beneficio personal.

Fue su casa, lugar dispuesto a las necesidades que el país reclamaba, numerosas personalidades de la vida política nacional se reunieron en ella, era habitual la presencia de don Hipólito Irigoyen, inclusive acompañado de destacadas personalidades de la época, es recordado que el día del velatorio del Dr. Beiro, se reconciliarían los dos grandes caudillos radicales, Marcelo T. de Alvear e Hipólito Irigoyen. Después de su muerte dicha casa en manos de sus familiares, fue lugar de reunión donde concurrieron Ricardo Balbín y sus hijos, el presidente Arturo Illia, Pugliese, Francisco Rabanal y su hijo, Arturo Frondizi entre otros… Inclusive en años tan difíciles como en la última dictadura militar, su nieto Francisco Beiro nos comentaba que con motivo de la lucha por la recuperación democrática, se realizaban discretas reuniones en la misma. ingresó en la Universidad de Buenos Aires, Facultad de Derecho, donde se doctoró en el año 1901.

También participó en la creación del Club Estudiantes de Buenos Aires que en esa época se llamaba Sportivo Devoto y solía concurrir al Tiro al Segno que estaba en la calle Marcos Paz y vías del ferrocarril para practicar tiro.

En las elecciones presidenciales de 1928, la fórmula radical, formada por Hipólito Yrigoyen y Francisco Beiró, triunfó de manera abrumadora sobre el binomio conservador Melo-Gallo: casi 800.000 votos contra 400.000. La Unión Cívica Radical calificó a esta elección de “plebiscito”. Meses más tarde, la muerte sorprende a Francisco Beiró y el Colegio Electoral designa en su reemplazo al gobernador de Córdoba, Enrique Martínez. Yrigoyen asumirá el poder el 12 de octubre de 1928. El Doctor Yrigoyen concurrió con asiduidad a su domicilio durante el período en que Beiró estuvo enfermo.

Las crónicas de la época lo dibujan como un hombre sencillo que habitaba en la calle José Luís Cantilo esquina Marcos Paz, Villa Devoto. El edificio principal de su vivienda se conserva y allí residen sus descendientes, el resto de la quinta fue loteado; las caballerizas y cocheras fueron demolidas en 1960 y hoy ese espacio es ocupado por el pulmón de manzana de un edificio.

Merece destacarse que la casa en cuestión, exhibe en su fachada un delicado trabajo de ornamentación, manifestación arquitectónica que tomó elementos originarios en el Siglo XV del renacimiento italiano, pudiendo descubrirse en el inmueble las finas carpinterías, vitraux, revestimientos y rejas ornamentales. Algunos de los elementos arquitectónicos de calidad que posee el inmueble son maderas como roble y nogal talladas por maestros ebanistas, mármoles y granitos en pisos y revestimientos, delicadas mayólicas.

Por su parte la Junta de Estudios Históricos de Villa Devoto se presentó ante la Dirección General de Patrimonio del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el 8 de agosto de 2007, Registro Nº 5917-DGTAL/MC, insistiendo en la necesidad de que se incluyere al inmueble entre los bienes que integran patrimonio histórico cultural de la Ciudad, habiendo la Legislatura local dictado la ley 2858 por la cual se cataloga a la misma con Nivel de Protección “Estructural” en los términos del Artículo 10.3.3 del Capítulo 10.3 “Catalogación” del Código de Planeamiento Urbano.

Tal definición, fue muy importante, sin embargo resultó insuficiente, debido que hoy la realidad nos muestra una preocupante situación debido a la deliberada intención de su actual propietario, de provocar su abandono y deterioro, para convertirla en una cáscara que carezca de valor.

La misma ya sufrió una ocupación ilegal, debiendo intervenir la justicia para su desalojo, lo que nos lleva a preocuparnos sobremanera del futuro de tan valiosa propiedad. De allí el expreso interés que los vecinos nos han manifestado, que la verdadera solución es que dicha propiedad, debería ser recuperada como propiedad del Gobierno de la Ciudad.

ADEPA repudió la creación de NODIO, el organismo de vigilancia de los medios 45

nodio

Señalaron que “conlleva un riesgo cierto de que sea utilizado como método sutil de disciplinamiento”

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) manifestó  su preocupación por la creación de un organismo para supervisar qué noticias se publican en los medios de comunicación, y señaló que la instauración de este tipo de prácticas de vigilancia desde el Estado “conlleva un riesgo cierto de que estos sean utilizados como método sutil de disciplinamiento”.

A través de un comunicado, titulado “Monitorear el pensamiento no favorece la libertad de expresión”, la entidad señaló que “una cosa son las iniciativas provenientes de la sociedad civil para promover el análisis crítico de los contenidos que circulan en el ecosistema digital”, pero otra muy distinta es cuando provienen de organismos públicos “que perfectamente pueden utilizar estos mecanismos de observación como una suerte de censura indirecta”.

En ese sentido, insistieron en que incluso se puede abrir una peligrosa puerta para la consumación de conductas aun más graves, “como persecuciones y criminalizaciones de la libre expresión”.

Desde ADEPA, plantearon que la propia formación del panel de especialistas convocados para la presentación del proyecto, cuyos integrantes casi en su totalidad se identifican con un sector político claramente determinado, representa un “indicio” del riesgo de que el organismo sea utilizado para llevar adelante “represalias por motivaciones ajenas a los principios que dicen promover”.

El comunicado

La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) expresa su preocupación por la creación, por parte de un organismo oficial, de un «Observatorio de la desinformación y la violencia simbólica en medios y plataformas digitales (Nodio)». Supuestamente, tendrá como objetivo «proteger a la ciudadanía de las noticias falsas, maliciosas y falacias.»

La iniciativa, lanzada por la Defensoría del Público a 11 años de la sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, fue presentada en un panel del que participaron la defensora Miriam Lewin; el director del organismo Glenn Postolski; el psicoanalista Jorge Alemán; la diputada Florencia Saintout; la investigadora Adriana Amado Suárez; el profesor Damián Loreti, y la periodista María Seoane. Según el organismo, el Observatorio busca generar insumos que permitan «reflexionar acerca de las prácticas responsables en búsqueda de un periodismo de alta calidad» y debatir «sobre los aspectos éticos del ejercicio de la libertad de expresión en internet».

Como ha señalado Adepa respecto de proyectos similares que tuvieron lugar en la década pasada, la instauración de este tipo de órganos de vigilancia desde el Estado conlleva un riesgo cierto de que estos sean utilizados como método sutil de disciplinamiento o represalia por motivaciones ajenas a los principios que dicen promover. La propia conformación del panel de presentación, con la casi totalidad de sus integrantes identificados con un sector político claramente determinado, es un indicio de ello.

Una cosa son las iniciativas provenientes de la sociedad civil para promover el análisis crítico de los contenidos que circulan en el ecosistema digital. Otra muy distinta sucede cuando este tipo de propuestas provienen de organismos públicos, que perfectamente pueden utilizar estos mecanismos de «observación» como una suerte de censura indirecta, estigmatizando opiniones diferentes y abriendo una peligrosa puerta para la consumación de conductas aun más graves, como persecuciones y criminalizaciones de la libre expresión.

Como ha sostenido Adepa, la mejor manera de combatir la desinformación y los discursos de odio es fortalecer el periodismo profesional y los contenidos de calidad, muchas veces no jerarquizados adecuadamente por redes sociales y plataformas digitales. Obviamente, nadie está exento de cometer errores, pero medios y periodistas son responsables ante sus audiencias, y judicialmente ante cualquier desvío o daño. Esta responsabilidad ulterior, prevista por nuestro ordenamiento legal y por los tratados internacionales, es la única que garantiza la libertad de expresión, según los estándares internacionales de derechos humanos.

Más allá de sus objetivos declamados, que un organismo público monitoree el ejercicio de la opinión y la información en una sociedad siempre es un llamado de atención para la libertad de expresión, que es, ante todo, un derecho de la ciudadanía.

Nodio, el observatorio de la desinformación y violencia simbólica 79

nodio

Un nuevo organismo dirigido por el oficialismo nacional, destinado a “supervisar y controlar las noticias que se publican”.

La Defensoría del Público presentó NODIO, un observatorio tendiente a castigar la desinformación y la violencia simbólica en medios y plataformas digitales, un organismo que tendrá como objetivo “proteger a la ciudadanía de las noticias falsas, maliciosas y falacias”. La iniciativa fue presentada, emitida por la web de la Defensoría del Público y contó con la participación de la Defensora del Público, Miriam Lewin; el Director General de Planificación Estratégica e Investigación, Glenn Postolski; el psicoanalista y escritor, Jorge Alemán; la diputada y doctora en Ciencias Sociales, Florencia Saintout; la investigadora y analista de medios, Adriana Amado Suárez; el profesor titular plenario en derecho a la información FSOC.UBA, Damián Loreti, y la periodista y escritora, María Seoane.

“Desde que se inició esta nueva etapa de la Defensoría del Público, a través de sus reclamos, integrantes de las audiencias nos expresaron su preocupación por la circulación de mensajes cargados de violencia y desinformación en redes sociales y en medios. En un tiempo de aislamiento, en el que medios y redes son nuestra ventana al mundo, la difusión de mensajes favorables a la dictadura cívico militar, misóginos, sexistas, racistas, xenófobos, homofóbicos intoxican el debate democrático y refuerzan opiniones que promueven la polarización, cancelan la diversidad y pueden conducir, incluso, a la violencia física,” sostuvo Lewin en la apertura.

Tal como lo señalan en su comunicado, en la actualidad, los medios convencionales y el mundo digital tienen múltiples intersecciones y ya no son universos separados. Internet potenció la libertad de expresión ciudadana. A pesar de que este escenario ampliado está caracterizado por una alta concentración, el acceso masivo a la información mejoró ciertos procesos democráticos y los hizo más participativos e inclusivos. Sin embargo, también contribuyó a la propagación y viralización de desinformación o información maliciosa, fomentada por las lógicas de funcionamiento de las redes digitales, lo que representa un problema para el desarrollo de la vida democrática.

En este escenario, la Defensoría del Público asumió el compromiso de generar insumos y entornos de intercambio que permitan reflexionar acerca de las prácticas responsables en búsqueda de un periodismo de alta calidad, el fortalecimiento de las audiencias críticas mediante el desarrollo de competencias digitales y el fomento del debate sobre los aspectos éticos del ejercicio de la libertad de expresión en internet, entre otras. Con ese fin nace NODIO.

“Tanto la ONU como la OEA se han expresado a favor de que iniciativas ciudadanas con espíritu no punitivo estudien y propongan iniciativas con un espíritu democrático, involucrando a periodistas, medios, plataformas digitales, verificadoras, universidades y organizaciones de la sociedad civil. El espíritu es el empoderamiento de la ciudadanía digital, para reconocer y rechazar este fenómeno, lesivo a la democracia”, amplió Lewin.

¿Qué es la Defensoría del Pueblo?

La Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual es un organismo creado por la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) para recibir y canalizar las consultas, reclamos y denuncias del público para que los derechos de los oyentes y televidentes sean respetados​. Desde su fundación, el 14 de noviembre de 2012, alentó la participación y el debate permanente y llevó adelante una tarea pedagógica fundamental en la formación crítica de las audiencias, en la difusión del derecho a la comunicación, en cómo ejercerlo y reclamar cuando es vulnerado.

La Defensoría del Público tiene la misión de promover, difundir y defender el derecho a la comunicación democrática de las audiencias de los medios de comunicación audiovisual en todo el territorio nacional2​. Recibe y canaliza las consultas, reclamos y denuncias del público para que sus derechos ciudadanos como receptores de medios sean respetados. Por eso, promueve la participación y el debate y lleva adelante una tarea pedagógica para explicar en qué consiste el derecho a la comunicación, cómo ejercerlo y cómo reclamar si no es respetado. La función del organismo es contribuir, desde su especificidad, a la profundización de un nuevo mapa comunicacional desde el paradigma de Derechos Humanos y los valores democráticos.

Su existencia se sustenta en una concepción del Derecho a la Libertad de Expresión que contempla las facultades y obligaciones de quienes producen y emiten y también de quienes son receptores/as de medios. En este sentido, la figura del Defensor/a del Público oficia de intermediaria entre ambos extremos en representación de los intereses y derechos de las audiencias. Es articuladora entre los distintos sectores y actores de la comunicación y el público.

Autoridades

El 14 de noviembre de 2012, la periodista Cynthia Ottaviano fue designada como primera Defensora del Público y concluyó su mandato el 14 de noviembre de 2016​.

La Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual, las Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización delegó el 29 de noviembre de 2016, a través del acta N°15, las funciones administrativas y operativas en la Directora de Protección de Derechos y Asuntos Jurídicos del organismo, Dra. María José Guembe, hasta que se designe a la persona titular.6​

Desde el 24 de junio de 2020 (Boletín Oficial) la Defensora es la periodista Miriam Lewin.

Página Web: https://defensadelpublico.gob.ar