Correo basura: Desde la falta de estrategia hasta la contaminación

Correo basura: Desde la falta de estrategia hasta la contaminación

Cuando la publicidad es sinónimo de basura

Se ha vuelto una incómoda costumbre: Cada vez que vamos a chequear el buzón, nos encontramos con todo tipo de volantes, revistas y propaganda, de todos los tamaños y de todos los colores en medio de nuestro correo. Lamentablemente, toda esta pila de papeles terminan convertidos en basura antes de que podamos prestarles atención. Uno se pregunta, ¿Cuál es el propósito de todo esto? ¿Cuál es el objetivo y quién sale ganando con este tipo de estrategia publicitaria?

En los años 70, comenzó hacerse popular un término para referirse al correo basura: "SPAM". Este hace referencia a los mensajes no solicitados y no deseados, habitualmente de tipo publicitario, enviados en grandes cantidades cuyas consecuencias  no es otra que perjudicar de alguna o varias maneras al receptor. Este término está relacionado con el mundo de la informática pero si releemos la definición también podríamos decir de también hay "SPAM" en la vida real.

En lo personal, admiro y respeto el trabajo de la publicidad bien hecha, la creatividad puesta al servicio de una idea pero es bastante chocante salir a la calle y encontrar volantes tirados sin la mas mínima consideración y respeto por el vecino. Es una pena que semejante cantidad de recursos sea desperdiciado de esa manera. ¿Esa es la imágen que una empresa o un negocio busca dar a conocer?

Se dice que de cada 1000 volantes, solo 1 cumple su función. Así que, por cada volante que estas recibiendo, hay al menos 1000 volantes más en la calle y probablemente otros 1000 esperando ser repartidos. Cajas y cajas de papel solo para conseguir un cliente. ¿A quién le parece una estrategia adecuada?

¿A quién le parece una estrategia adecuada?

Parecería que nadie le presta atención pero este representa un tema serio. No sólo por incomodidad que le genera al vecino tomarse el tiempo y la molestia de trasladar una buena cantidad de papeles del buzón a la basura sino porque al menos un tercio de volantes, folletos y revistas terminan ensuciando las calles, tapando alcantarillas, entre otras consecuencias.

Si las empresas, comerciantes o políticos, escucharan las opiniones del vecino que recibe toda clase de volantes alusivos a promociones comerciales o propuestas electorales, seguramente replantearían la estrategia publicitaria. Pero como dicha estrategia no es otra que empapelar la ciudad, no importa que todos los días estemos destruyendo bosques y desperdiciando recursos para lograr un poco de nuestra atención.

Estamos en el Siglo XXI, es momento de que replanteemos la estrategia y encontremos otras maneras de darnos a conocer, con responsabilidad y consideración. Actualmente, vivimos en una era de digitalización: documentos, facturas, resúmenes de cuenta y hasta el correo son digitales; por lo que la función del buzón se transformó en un deposito de publicidad no requerida. Un verdadero despropósito.

Todos estaríamos de acuerdo en que si continuamos actuando de manera indiferente para con el medio ambiente y con la sociedad, tarde o temprano terminaremos destruyendo nuestro planeta y toda forma de vida. Todo depende de cada uno y de lo que aporte todos los días, todo depende de cuales sean nuestro valores.

 

✿ EL PORTAL DE VILLA DEVOTO

Toda la información del barrio de Villa Devoto en un sólo lugar