Huelga y batucada: Los presos de la carcel de Devoto rechazan la reforma penal

Huelga y batucada: Los presos de la carcel de Devoto rechazan la reforma penal

Temen que se prohíba el régimen de semi-detención o de salidas transitorias en imputados por delitos de homicidio, de índole sexual y robo con armas.

Este martes la Comisión de Justicia y Asuntos Penales del Senado se reunirá a las 15 para debatir el proyecto de reforma de la ley 24660, impulsada por el diputado radical Luis Petri. En el mismo se propone el endurecimiento del sistema, prohibiendo el régimen de semi-detención o de salidas transitorias en imputados por delitos de homicidio de índole sexual y robo con armas, entre otros.

Como era de esperarse, la noticia no cayo bien en la población carcelaria y a días de iniciarse el debate en el Senado, comenzaron las protestas.

Es mediados del mes de abril y los días de carnaval han quedado atrás, junto con las calurosas temperaturas veraniegas. No obstante, el barrio de Devoto es el único donde aún suenan las batucadas y también es el único donde hay una cárcel. En esta oportunidad, los internos del penal de Villa Devoto comenzaron a una protesta con la intensión de llamar la atención: Ruidos, gritos, cantos, incendio de colchones, huelga y despliegue de banderas que manifiestan "No a la reforma de la ley 24660".

La iniciativa sólo fue apoyado por el oficialismo y por un sector del Frente Renovador, ya que el kirchnerismo lo cuestionó duramente y lo votó en contra.

El apuro por debatir un asunto que permanece en el Senado desde fines de noviembre del año pasado tiene sus raíces en el crimen de la joven Micaela García, presuntamente, a manos de Sebastián Wagner, quien había sido excarcelado por un juez de Entre Ríos tras cumplir sólo dos años, de su condena de nueve, por dos violaciones.

¿Qué se debate?

El proyecto que se pondrá a discusión prohíbe las salidas transitorias y los regímenes de semi-libertad a imputados por homicidio simple, homicidio agravado por el vínculo, por odio racial, por crear un peligro común, en concurso de dos o más personas, a miembros de fuerzas de seguridad, por violencia de género o para causar sufrimiento a un tercero.

También están incluidos en la lista todos los delitos contra la integridad sexual, tanto a mayores como a menores, y la violación seguida de muerte, además del robo con armas cometido en poblado y en banda.

Tampoco podrán gozar de un régimen de encarcelación anticipada quienes hayan sido condenados por tortura seguida de muerte, secuestro extorsivo seguido de muerte, homicidio en ocasión de robo, sometimiento a situación de esclavitud, terrorismo, delitos contra el orden financiero, el narcotráfico y delitos aduaneros.

Están excluidos del régimen de salidas transitorias quienes posean una causa abierta y los reincidentes. El proyecto indica que el desempeño del condenado en actividades que realice mientras cumpla su pena debe ser registrado e informado para su evaluación, lo que resultará relevante a la hora de recibir algún beneficio de libertad anticipada. Las decisiones para la progresividad del régimen penitenciario serán tomadas por el responsable técnico-criminológico del establecimiento, el director del lugar y el director del régimen correccional.

Además de todo esto, la víctima debe ser informada y expresar su opinión cuando se decidan las salidas transitorias del imputado, mientras que el juez que haga caso omiso de ello incurrirá en "falta grave". 

Los imputados por delitos vinculados con explotación sexual deberán llevar una pulsera electrónica y en los casos en que sean beneficiados con visitas a familiares fuera del establecimiento, deberán ser acompañados por agentes del Servicio Penitenciario. 

Mientras tanto...

En cada presentación que realiza en el barrio, el Jefe de Gobierno Porteño, Horacio Rodriguez Larreta promete a los vecinos que "en los próximos meses" realizaran el traslado de la cárcel, aunque no puede dar más precisión que esa. Muchas son las razones y los argumentos, tales como temas económicos, burocráticos y jurisdiccionales. Mientras el tiempo pasa, como los gobernantes y sus promesas, el vecino tiene que acomodarse a la situación como puede, tolerando y aguantando la delincuencia de unos y la indiferencia de otros.