Pegatina de volantes

Pegatina de volantes

Resulta poco comprensible cómo el gobierno porteño no toma medidas

Mundo volante no es una atracción del desaparecido Italpark, tampoco una guerra de precios entre las compañías aéreas low cost. Se trata de una práctica porteña que consiste en pegar volantes con promociones gastronómicas en las puertas y paredes de las casas de la ciudad. El volante se pega con una cinta adhesiva de papel conocida como de enmascarar o de pintor. Al despegar estos volantes, con ellos se va parte de la costosa pintura donde fue pegado. Por otro lado, los "cacos" saben que volante que no se quita en un par de días, indica casa vacía... ¡y botín seguro! Los fines de semana, los volantes que no son pegados o se desprenden tapizan las veredas. Si todo esto es sabido, resulta poco comprensible cómo el gobierno porteño no toma medidas, en especial porque los volantes detallan nombre, dirección y teléfono.

Vicente Lema

arquilema@gmail.com